PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
CARMEN SOLER


  CARMEN SOLER – POESÍAS REUNIDAS - Año 2011


CARMEN SOLER – POESÍAS REUNIDAS - Año 2011

CARMEN SOLER – POESÍAS REUNIDAS

Colección LA MUJER PARAGUAYA EN EL BICENTENARIO

Secretaría de la Mujer de la Presidencia de la República

Presidente Franco y Ayolas – Piso 13 y Planta Baja

(595) 21 450.036 / 8

Correo: info@mujer.gov.py

www.mujer.gov.py

Editorial SERVILIBRO

Dirección editorial: VIDALIA SÁNCHEZ

(595) 21 444.770

Correo: servilibro@gmail.com

www.servilibro.com.py

Asunción – Paraguay

2011 (272 páginas)

 

 

PRESENTACIÓN

Creo que todas las personas comprometidas con la lucha por la democracia conocemos el poema de Carmen Soler "PENAS ENCIMADAS", y desde la emoción de leer en voz alta una y otra vez este poema, quiero hacer la presentación de este primer libro que editamos desde la Secretaría de la Mujer en el año del Bicentenario, que, conjuntamente con Gloria Giménez y Vidalia Sánchez decidimos presentar en el día de la mujer paraguaya y ya está aquí en manos de ustedes. Este libro es también el primero de una serie de publicaciones que comprenderá la colección "LA MUJER PARAGUAYA EN EL BICENTENARIO"

Queridas lectoras y lectores, desde la Secretaría de la Mujer de la Presidencia de la República pondremos en sus manos una serie de libros de mujeres que de una u otra forma han hecho y siguen haciendo historia en la conquista de nuestros derechos.

El hecho de que el libro N°1 sea de poesías es emblemático porque es la palabra forjada desde la emoción, el amor, el trabajo, el dolor.... sin soslayar el compromiso con la libertad que nos interpela.

GLORIA GIMÉNEZ, presidenta del "ATENEO CULTURAL LIDIA GUANES" dijo sí a la publicación de la presente colección que la Secretaría de la Mujer presentará en este 2011, año en que las mujeres queremos proclamar nuestra soberanía del pensamiento, de la emoción, del cuerpo. También nos está acompañando en la concreción de este sueño Vidalia Sánchez de la Editorial Servilibro, ya que ellas siempre están firme y solidarias para llevar a destino nuestros sueños y aspiraciones. Asimismo apoya este emprendimiento el COMITÉ DE EQUIDAD Y GÉNERO de la ITAIPÚ BINACIONAL.

Carmen Soler, escribió muchos de estos poemas desde la cárcel donde estuvo privada de su libertad por defender la libertad del Paraguay y los derechos de los "miserables de la tierra".

Desde la emoción también recuerdo cuando pusieron su nombre a la calle frente a Radio Ñandutí, fue durante la administración de Carlos Filizzola como Intendente de Asunción. En aquel momento el Concejal Vicente Cárdenas, me comentó que a propuesta suya una de las calles de Asunción llevaría el nombre de Carmen Soler y ¡Oh sorpresa! fue la calle donde funciona nuestra querida Radio Ñandutí! Lo primero que se me ocurrió fue correr al micrófono y leer "PENAS ENCIMADAS", (bueno, para los que no saben en ese momento yo era radialista y tenía mi programa de Radio).

Qué emocionante volver a compartir con todos ustedes! Qué inmensa alegría poder brindarles la oportunidad de tener en sus manos y en su memoria la obra de Carmen Soler. Qué honor haber logrado refrescar su memoria en este Bicentenario de la soberanía de las Mujeres!

Que mejor oportunidad para que leamos en coro este poema símbolo: "PENAS ENCIMADAS"

GLORIA RUBIN

Ministra, Secretaria Ejecutiva de la Secretaría de la Mujer

de la Presidencia de la República del Paraguay

Asunción, 24 de febrero de 2011

 

 

PENAS ENCIMADAS

Voy a decirlo de entrada

para el que quiera entender:

son penas muy encimadas

 el ser pobre y ser mujer.

 

Trabaja toda la vida

apenas para comer.

Tiene las penas del pobre

y más las de ser mujer:

 

La rica tiene derechos,

la pobre tiene deber.

Ya es mucho sufrir por pobre

y encima por ser mujer.

 

Está tan desamparada

y es madre y padre a la vez.

Derechos, ni el de la queja,

por ser pobre y ser mujer:

 

Se hacen muchos discursos

sobre su heroísmo de ayer:

En el papel la respetan.

Pero sólo en el papel.

 

Y lo repito de nuevo

para el que quiera entender:

Son penas muy encimadas

el ser pobre y ser mujer.

 

 

 

 

ESCUCHE EN VIVO / LISTEN ONLINE:

 

PENAS ENCIMADAS


 

Intérprete:   Marivi Vargas

Material:    HEROES CIVILES DEL PARAGUAY

 

 

 

 

PRÓLOGO

LA POESÍA DE CARMEN SOLER

Carmen Soler se la encuentra rara vez en los textos de historia o de crítica literarias. Por varios motivos. En primer lugar, por el hecho de haber luchado toda su vida contra una de las dictaduras más largas y crueles de nuestra América, la del general Stroessner (1954-1989) desde claras posiciones ideológicas revolucionarias. Sufrió, así, cárcel, tortura, destierro. Naturalmente la difusión de sus creaciones poéticas, fuertemente ligadas a su experiencia de vida y a su militancia, fueron bloqueadas por el aparato represivo del dictador fascistoide.

Las dictaduras abominan de cualquier expresión crítica, de toda oposición, de toda propuesta de cambio hacia una sociedad más justa. Y persiguió con saña feroz, especialmente, al Partido Comunista y sus militantes.

Si en el orden político y social la dictadura le hizo pagar un alto precio por haberse enfrentado a ella, los aparatos de estado hicieron el resto en cuanto a su expresión poética. Las poesías de Carmen Soler, comunista, no podían publicarse en su patria, donde eran prácticamente desconocidas.

De una forma más sutil, amparada en el manto del esteticismo y la pedantería académica, sus producciones resultaban impotables para el sistema cultural dominado por los intereses de la clase dominante. Se las veía lastradas por una temática que olía a pueblo, a sudor, a rebelión, a anhelos de justicia y libertad. Desde este punto de vista, eso no era poesía.

Fuera del Paraguay, Carmen Soler tuvo un poco más de audiencia. No lo suficiente, a la luz de una nueva mirada crítica. No fue acogida por las grandes editoriales, ni siquiera por aquellas vinculadas a su propia línea política. Ella misma, Carmen, no parece haberse molestado en llamar a las puertas de las empresas y los organismos que acogen y propician la producción literaria. Sus libros principales aparecieron sólo después de su muerte, gracias al empeño de familiares y amigos.

 

LA POESÍA COMO ARMA DE LIBERACIÓN

Los textos poéticos de Carmen Soler no nacieron en gabinetes cerrados a luz de la vida sino en las trincheras de la lucha revolucionaria. No quiero decir que su práctica haya estado ajena a un ámbito de valores más altos que las que inficionan los panfletos habituales, sea en el campo de la literatura, sea en la vida cultural.

Para entender la especial dimensión que adquieren ante una mirada de más largo alcance, tal vez haya que soslayar la reducción de sus creaciones al ámbito de la poesía social o política. Pero tampoco se la ha de despojar de esa vertebración revolucionaria que la convierte en una figura capital de la poesía paraguaya. Su temática es amplia y caben en ella expresiones ligadas profundamente a su pasión por el pueblo.

En esta poesía de amplio espectro temático, expresivo y semántico, se da, más allá o más acá de los textos de denuncia y combate, un hondo temple anímico, en poemas de amor, de solidaridad y compasión humana.

Una investigación más detenida de su contenido y de sus rasgos expresivos, debería contar con precisiones que por falta de datos fidedignos sobre su proceso genético hoy no podemos todavía asumir. Sin embargo, cabe esperar que este primer intento de recuperar y reunir la mayor parte de su producción poética tenga continuidad en trabajos de más largo aliento.

Entretanto, se puede afirmar que el presente volumen nos pone en presencia de una poesía cada vez más insoslayable y que en sus mejores momentos alcanza esa plenitud expresiva que sólo se da en los grandes poetas.

MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ

 

 

 

EN LA TEMPESTAD

 

A Miguel Ángel Soler

por su heróica vida al servicio

del pueblo paraguayo.

Detenido-desaparecido

en Asunción

por la dictadura fascista de Stroessner;

desde el 30 de noviembre de 1975.

 

ASUNCIÓN

Mi ciudad es de arena y viento espeso

con pedazos de luna en las esquinas,

medallones de sombra en los jardines

y un aire de terror sobre los techos.

Nadie acudirá por más que grites.

Nadie responderá por más que llames.

Ha levantado muros de silencio

que ahogan las palabras en el aire.

Mi ciudad es de calles infinitas

y de ella no saldrás por más que andes.

El temible Taú-taú* de fuego fatuo

te hará perder el rumbo si es que partes;

te transformará en fantasma inquieto,

te hará vagar por patios y zaguanes,

te enredará en las cuerdas de arpas indias

y en idioma dulce de panales.

Mi ciudad te habrá envuelto en sus encajes

como el hilo y la espuma de una araña**

y querrás reaccionar y será tarde.

Serás un preso más entre sus presos

o la sombra gris que se deshace

en el río profundo que la abraza.

Pero como es de arena y viento espeso

habrá volado entera en la mañana.

* Taú-taú: pájaro de fuego que engaña a los hombres en el bosque,

haciendo que siga caminos falsos.

** Ñandutí: encaje que parece lo que su nombre indica:

nido de araña.

 

RÍO PARAGUAY

 

A Antonio Maidana*,

resumen de lo que es pueblo y patria.

Ancho y poderoso padre nuestro

que fluye majestuoso por su cauce.

Río de las Coronas agoreras

que bajan de los altos manantiales.

 

Columna vertebral de nuestra tierra

camino de luz serpenteante;

memoria azul que vino con la vida

desde la oscura selva hasta los valles.

 

Habla de un Dios antiguo suplantado

por el dios extranjero que robara

las vidas, las ofrendas, y hasta el nombre

que dejó confundido en la palabra.

 

Conoce el dolor acumulado

en siglos de opresiones y violencias

y sabe que arrastramos como un fardo

historia de grandezas y miserias.

 

Sabe que no vimos la cosecha

aunque la siembra fue bien prolongada.

Y el miedo que solo broten huesos

porque esa siembra ha sido la más larga.

 

Conoce las costumbres que tenemos

de siempre, de parecer de piedra,

de contar las heridas en silencio

y de pronto estallar como tormentas.

 

Sabe cuánto amor quedó enterrado

cuánto odio suelto, y nos muestra

su curso poblado de cadáveres

que año tras año se acrecientan.

 

Habla de cada crimen cometido,

conoce al asesino y sus secuaces;

ha visto a los hijos mutilados

y a las madres dolientes y leales.

 

Sabe que la lucha es prolongada,

que requiere sacrificio y riesgo.

Que no basta una chispa volandera

para el fuego que tiene que encendernos.

 

Conoce la tierra que abonamos

aunque roben sudores y trabajo.

Conoce la siembra clandestina

y cómo cuida el pueblo cada grano

 

para avanzar camino hacia el futuro

para buscar la luz y aprehenderla

porque debe llegar, porque no somos

esta trágica noche que nos puebla.

 

Por eso nos repite nuestra historia

la vida de los héroes calumniados

ejemplos de honradez y patriotismo

que vienen con su fuerza y su milagro.

 

Y extendidos los brazos fraternales

nos enseña con su ejemplo claro,

a unir todas las aguas en un cauce,

a ver en cada pueblo a nuestro hermano.

 

Es un río de vida nuestro río;

convoca y llama con su eterno avance.

Guía tenaz de tiempos venideros

va empujando la vida hacia adelante.

*20 años en las prisiones de Stroessner.

Detenido desaparecido en Buenos Aires

desde el 27 de agosto de 1980.

 

ALGUIEN CANTA

 

A Obdulio Barthe

Bajo los cielos ásperos

sobre la tierra violenta

alguien canta.

Allí donde jamás avisa el día

ni existe un atisbo de los ruiseñores,

alguien canta.

Allí donde el silencio

se rompe solo a gritos

y las palabras de amor

se dicen en secreto,

alguien canta.

Allí donde los hombres están desnudos

y amarrados a los cepos,

alguien canta.

Frente al pelotón de los fusilamientos,

alguien canta.

¡Escucha!

¡Levántate!

Alguien canta.

 

NDE REJHE JHÄSË

 

A Lilí, ejemplar esposa y madre.

A sus veinte años de fidelidad y espera a su esposo,

Ananías Maidana *,

que tanto la amó.

Guaimingüe, guaimingüe

nde rejhe jhäsë.

Cuarajhî oikéro

rejehndú i tasë.

Cuarajhî osëro

o kiririetë.

Îvipora ári

jha ore ruguîre

oguata i tasë.

Guaimingüe, guaimingüe

cuña paraguay jha'e.

Lilí:

nde retä jhe jhe'i:

Che rîvî jhäsë

nde rejhe.

* Ananías Maidana Palacios estuvo 20 años

en los calabozos de Stroessner.

 

 

MITA ANGÜE

(Traducción al Guarani

del poema de Nazim Hikmet:

"La niña muerta".)

 

Che la nde rökéme o mbotáva:

magma umi ökéme che a mbota.

Pëë ndi katui pe che rechá,

ndi katüigui ya jhecha mitä angue.

 

Jheta árama o yapo a mano jhague

amoite, Hiroshima jhe'ijhápe

Jha upe guive péicha nte aiko

ndi katúigui o kakuaa mitä angue.

 

Iñepïru jhápe jhendïpa che akärangue,

jha upei okái che po jha che resa.

Oiko anga che jhegui pe tanimbú,

che rïguï katu ïvïtúre o yejhe'a!

 

Mba'evete chéve guärä nda yeruréi,

ndi katuvéima avave che mbo vi'a:

mitami jhendï vaekue umi kuatiäicha

nide katuvéima anga jho'u mba'e jhe'e.

 

Che a mbota j ha a mbota okë magma:

termínte kuatiáre ayerure!

Mita kuera ïvï ári oiko jhaguä,

i katupa jho umi anga majhe'e!

 

LA NIÑA MUERTA

 

De Nazim Hikmet.

Yo soy quien a tu puerta golpea,

a todas las puertas golpeo

pero no podéis verme:

No se puede ver a una niña muerta.

Hace mucho tiempo que desaparecí

allá, en la ciudad de Hiroshima.

Y desde entonces tengo siete años:

los niños muertos no crecen.

Al comienzo se incendiaron mis cabellos

y mis manos y mis ojos después.

Me convertí en cenizas y mi sangre

se mezcló con el viento.

Nada pido para mí ¡nada!

Ya nadie puede alegrarme.

¡Una niña encendida como papel

no puede comer bombones!

Yo golpeo y golpeo a tu puerta,

a todas las puertas golpeo:

¡dadme una firma!

para que los niòos sobre la tierra

puedan vivir

¡y comer bombones!

 

 

CONDENADAS

A todas las mujeres

que pasaron por este calabozo

Recuerdo a Berta Singerman*

diciendo aquellos versos:

¡Botas! ¡Botas! ¡Botas!

Están pasando ahora

¡Botas! ¡Botas! ¡Botas!

Como una marcha fúnebre

¡Botas! ¡Botas! ¡Botas!

ahucando la voz imito a Berta

y recito en voz alta

que lo oigan:

¡Botas! ¡Botas! ¡Botas!

El oficial grita

los guardias se apresuran

y yo sonrío

porque sé perfectamente

que éstas

acabarán como las otras.

*Berta Singerman, admirable y personalísima recitadora argentina,

que durante la Segunda Guerra Mundial

dio innumerables recitales de poesía antifascista.

 

SALA DE TORTURAS

A Esther Ballestrino,

detenida-desaparecida

 

Allí están sin amarras

los barcos infinitos.

Es un viaje extraño

en ese mar de gritos

espeso y sofocante

girando como ruedas

de un molinete brujo

en ese horror kafkiano

en ese absurdo obtuso.

Después llega el silencio.

Un silencio que plancha

el alma contra el piso.

Que allí todo es silencio

cuando todo no es grito.

 

VIDA CLANDESTINA

A Rosa, a Isabel, a María

(Asunción)

Pierdes el color

cambias el rostro

la manera de ser

y de portarte.

Te observas y eres otra

a tal punto

que un día te preguntas:

y yo,

¿cómo era antes?

 

SIN LÍMITES

 

El cinismo no tiene límites.

Te apresan, te golpean,

te aíslan en mazmorras de castigo

con ratas, cucarachas

y otras porquerías

y encima se quejan

porque gritas.

 

EL VERDUGO

Pintado por CARMEN SOLER

 

LA ALONDRA HERIDA

 

... si estoy llena de luces

que se escapan cantando

si estoy llena de voces

que cantan en el viento.

Ilusos!

Si aún sobre mi tumba

oirán la campana

tocando a rebato

por la libertad!

 

LA ALONDRA HERIDA

Yo no puedo cantarte, hijo de mi tierra.

Mi voz, entrelazada a tu corona de espinas

sólo puede sangrar por tus heridas.

 

Yo no puedo cantarle a tu miseria,

a tu debilidad de anquilostomas,

al vacío de tu hambre acostumbrada.

Yo no puedo cantarle a tus cadenas,

al yugo que doblega tus espaldas,

al catre pelado bajo el techo que llueve

su importancia de paja.

 

Yo no puedo cantarte y no te canto.

Que cante para ti la alondra ciega,

en su artística jaula emparedada,

su estupidez de flores perfumadas,

amores, besos, aguas cristalinas.

Que te hable el arroyo que murmura,

de la fuente que baja cantarina,

del jazmín que perfuma nuestras calles

en las noches de luna.

Que te cante la alondra ciega, yo veo

tu destino de hospital sin vendas:

yo soy la alondra herida.

 

Yo no puedo cantarte y no te canto.

Yo grito en tu voz de rebeldía,

yo golpeo en tu puño libertario.

Soy ladrillo en tu pecho amurallado,

destello en tu mirada taladrante,

palabra, en tu mensaje solidario.

Soy fibra de tu carne en el trabajo,

soy llama en la antorcha que levanta

el arco de triunfo de tu brazo.

 

Yo ansío con tus ansias postergadas:

hoy no puedo cantarte, te cantaré mañana

cuando pueda tu voz cantar conmigo

¡la dicha de la patria liberada!

1953

 

PALABRAS

Tomo palabras y ejerzo

el noble oficio

de los parteros y los enterradores.

Las palabras dan a luz

lo que nace;

y entierran lo que muere.

Bajo los poemas inservibles

pondremos epitafios:

aquí yacen

bajo millones de palabras

los que intentaron matar la poesía.

Aquí yacen.

Bajo millones de verdades.

 

ALGO QUEDA

Algo queda, algo va

quedando en la tormenta,

siempre.

Y yo me encontré con

esto entre las manos,

ni sé cómo.

Tal vez sirva para

avivar el fuego

y que ardan las hogueras

¡hasta que salga el sol!

 

EXILIO

Estoy llena de culpas

y tengo que decirlas,

pero antes necesito

verte el corazón en los oídos

porque hablo con el mío

entre los dientes.

 

Me siento culpable de estar viva,

de reír y cantar,

de comer con apetito,

de tener abrigo, casa

y calles para andar

y amigos

con quienes hablar a veces tonterías.

 

Me siento culpable de estar sana,

de que me guste la vida y su alegría,

de escribir, recordar y hacer poesía.

 

No tengo otra forma de luchar

y eso

también es culpa mía.

 

 

LA PATRIA

 

LUNA SALVAJE

A Herib Campos Cervera,

el que abrió caminos

a la poesía del Paraguay.

 

Mi patria tiene

una luna salvaje

pálida y trágica.

Siempre vestida de novia

y sin marido.

Siempre manchada de sangre

y sin marido.

Siempre enterrando a sus hijos

y sin marido.

 

Pálida y trágica luna

salvaje y bella

como mi patria.

 

VERGÜENZA AJENA

El guaimingüé se lamenta

posado en un poste seco.

Y se ha vestido de luto

hasta el celeste del viento.

La tierra no está mirando

llena de pena y vergüenza:

siente la vergüenza propia

y más la vergüenza ajena.

El guaimingüé se lamenta

con toda su pena abierta

de un Paraguay en cadenas!

 

SANGRE CAUTIVA

Sangre india, sangre india hay en mi pueblo

¡Arde!

En el quebracho herido de las selvas

¡Sufre!

En el invierno verde del minero

¡Gime!

En la boca de las quejas sofocadas

¡Hierve!

Ha mordido las entrañas de la tierra

¡Sube!

Masticando lentamente sus cadenas

¡Ruge!

Impulsando la vida que amanece

¡Grita!

Su derecho sagrado de ser sangre

¡Libre!

Sangre india, sangre de mi pueblo ¡Lucha!

 

 

MI PATRIA

Paraguay

tantos años amándote

se me hizo costumbre.

Eres tenaz en mí

como el empuje

del brote en primavera

que está siempre latente

debajo del invierno

hasta que llega el tiempo

que inexorablemente llega

alguna vez.

 

QUÉ EXTRAÑO

Lo extraño es que a mí misma

no pueda regresar

si no partí -Patria-

aunque te alejaron de mí.

 

Pero qué extraño

que a mí misma

no pueda regresar

si no me fui

Paraguay:

siempre estuve ahí,

abrazándote.

 

 

EL AMOR

 

ESPEJISMO

 

Te pensé

y exististe

Y como quise fuiste

perfecto,

amplio,

pleno.

Y lo supiste

y aceptaste

brillar

-como la luna-

con luz ajena.

Y fuiste mi reflejo,

y mi deseo fuiste

y mi espejo.

Hasta que al fin

un día

me olvidé de pensarte

y desapareciste.

Eso es todo.

 

¡ESPERA!

 

No me arrastres, tiempo. Déjame

en un rincón olvidada.

No me hieras así, traspasándome

deja que duerma tranquila

una noche, una vez siquiera

sabiendo que no me estás robando

a pedazos los sueños.

No prives al perfume

de la flor que lo sustenta.

Si le gastas al violín, tiempo, las cuerdas

se romperán cuando la música

quiera vibrar en ellas.

Tarde supe que podía

como una flor

abrirme hacia la vida

y aún no he florecido

Tiempo -por favor- espera!

 

AMO

 

Me dirán: ¿cómo te atreves?

Y diré: me atrevo a todo, amo.

 

Me dirán: con qué derecho?

Y diré: con todos los derechos, amo.

 

Me digo; sufrirás.

Y me respondo: ya lo sé no importa, amo.

1956

 

PEQUEÑA CANCIÓN DE AMOR

 

Eres tú el que yo amo

al que esperar no supe

al que ignoraba.

El que prendió ternura a mis cabellos

con dedos que temblaban.

El que con mano leve asió mi mano

y le dejó una estrella enamorada.

El que como un río me rodea

se aleja y vuelve siempre

como ola empecinada.

Eres tú. El que yo amo.

 

TU AMOR ES POESÍA

 

Dijiste: la fugitiva luz de tus cabellos

se refugió en la almohada

y al acercar mis manos

se me volvieron agua

seda de agua.

Sentí mi cuerpo mar y tú sobre la playa.

Dijiste; no tiendas más

la musical cascada

te quiero así vestida

de silencio y de nada.

Te quiero así sedosa

así desamparada.

Dijiste. Porque me amabas.

 

SOY HERMOSA EN TI

 

Yo soy hermosa en ti.

Tú me das hermosura

llenándome las luces la

mirada y el alma de ternura.

En ti soy musical,

tú me das armonía

y me desato y canto

como el mar.

Yo soy hermosa en ti.

En ti soy musical.

Quiéreme siempre así.

 

 

LA CÁRCEL

 

EL TORTURADOR

 

A los que sabemos.

De tanto burlar la muerte,

tenía la sangre negra.

De tanto burlar el día,

tenía el alma negra.

De tanto burlar al pueblo

tenía la vida negra.

Simplemente

lo mataron.

En el lugar encontraron

solamente un pozo negro.

No hubo quién preguntara.

 

EL DELATOR

 

Como a un grito roto desde adentro

te tiraron al patio.

Temí que allí quedaras

descuajeringado.

Un sol recién nacido

no quiso ensuciarse:

se negó a entrar

ancló en la calle

y se quedó temblando

en cualquier charco

más limpio que tu cara.

Pensé que te dejarían

allí para semilla

de pudrideros.

¡Pero no! Te liberaron.

Ni la suela de la historia

más sucia

quiso recoger tu nombre.

Ni como papel picado

van a rejuntarte

desgraciado.

¡Abriste la boca

y te tragaste la vergüenza!

 

IVAGA PURAJHEI

 

Pejhendú, pejhendú

oguajhéma amandáu karambú!

 

Oúva toú,

ojhóva tojhó.

¡Opîtáva to ñoräirö!

 

¡Pejhendú, pejhendú,

oguajhéma amandáu karambú!

 

Mboriajhú rî'ái

yatebú oipîté.

¡Epu´a e yuka!

 

¡Pejhendú, pejhendú

oguajhéma amandáu karambú!

Isapî ogueyî

jha o re korasö

¡mbarete jhokî!

 

¡Pejhendú, pejhendú

oguajhéma amandáu karambú!

 

Abati soká

ouipi-ogueyï

¡angu'a oyoka!

 

¡Pejhendú, pejhendú

oguajhéma amandáu karambú!

 

Oúva toú,

ojhóva, tojhó.

¡Opîtáva toñoräirö!

¡Opîtáva toñoräirö!

 

¡Pejhendú, pejhendú

oguajhéma amandáu karambú!

Asunción-Calabozo de castigo, Febrero 1968.

 

CALABOZO DE CASTIGO

A mi hermano Miguel Ángel.

A todos mis hermanos y hermanas del

mundo aún oprimido.

Uniformes, metralletas,

patio, pasillos estrechos,

puerta de hierro maciza,

cerrojo y candados negros.

Una boca que se abre

dos metros por metro y medio;

pisos, techos y paredes

desnudos como el desierto.

Panteones para vivos

donde se arrastran espectros

que de humano solo tienen

la forma del esqueleto.

¡Si hasta los muros parecen

más vivos y menos secos!

No existen sobre la tierra

socavones más espesos

ni tiempo que así se arrastre

por minuteros tan quietos.

Ni puede existir tampoco

un espacio tan pequeño

que oculte tantos dolores,

que guarde tantos secretos.

Los corredores acechan

con miradores histéricos

acechanzas que se palpan

como grilletes de hielo.

Cinco radiotransistores

atruenan el aire quieto;

que no se escuchen los gritos

en la noche del tormento.

Potros de grupas oscuras

arrancan chispas al viento,

pero vuelven abatidos,

desmadejados los belfos.

¡O está muy lejos la tierra,

o está muy lejos el cielo!

No sé si ustedes conocen

lo que entonces siente un preso;

esa escalada de frío

del espinazo hasta el pelo,

ese temblor que se cuela

por las hendijas del miedo

y el espolón del coraje

mellándose de despecho

impotente y amarrado

crucificado en un cepo.

Ese dolor tan antiguo

que nunca tuvo remedio,

de animal acorralado

forcejeando prisionero

a merced de quienes usan

la crueldad como derecho.

¡Y sentir el alma llena

de un odio que raspa adentro!

Aparecen, como ratas

del albañal del infierno

frente al hombre que no tiene

más arma que su silencio.

Culpable de ser un hombre.

Culpable de no estar muerto.

- ¡De caras a la pared!

(¡A ver si miran el cielo!)

- ¡Manos sobre la cabeza!

(¡No sea que empuñen viento!)

Y el hombre que está desnudo

sin afeite y sin espejo,

desnudo frente a sí mismo

solo con su entendimiento

sin conocer los repliegues

 de todos sus recovecos

camina sobre las brasas

erguido sobre su miedo.

La picana va buscando

lo más sensible del cuerpo.

Una horda de alacranes

clava aguijones eléctricos.

Se retuerce, baila, salta

un monigote grotesco.

Una garganta de perros

desgarra gritos violentos

y una lengua azul se enrosca

sobre su propio silencio.

Sumergen en la pileta

de agua con excrementos.

Se ahoga, se va, se afloja,

lucha, vuelve, aspira el cielo,

forcejea, se abandona

sin barreras en el cuerpo.

Extrañas flores de luces

estallan en el cerebro.

El torturador "trabaja"

los puntos para su ascenso.

Los potros de ancas oscuras

tiritan como en invierno.

No sé si ustedes conocen

ese tiempo de los presos

cuando se vuelve a la vida

nadando en el propio sueño

sobre un cuerpo que parece

que fuera y no fuera el nuestro;

alejándose y volviendo

por corredores secretos

hasta encontrar un hilito

que nos sujete en el suelo.

¡Y ese orgullo limpio y sano

que va dilatando el pecho!

Es que el hombre sabe entonces

que ha llegado su momento.

Ya conoce su medida,

pesa y valora defectos

se eleva sobre sí mismo,

afirma su pensamiento.

Que morir no es el problema

y sí vivir con acierto;

centinela de consignas

vigía de nuevos tiempos.

Calabozo de castigo,

dos metros por metro y medio.

¡Un espacio tan pequeño

con un sol rojo en el centro!

* Miguel Ángel Soler

detenido-desaparecido en

Asunción-Noviembre de 1975

 

 

LA LUCHA

 

AL PINCEL SOBRE EL MURO

a Olga Blinder

Hay un pincel que canta sobre el muro,

con nuevo ritmo, viejas realidades.

Trae al presente antiguas claridades,

realza en sombras un presente oscuro.

 

Pero es pincel con nombre de futuro

y cuanto roza en vida se transforma.

Por dar forma a una idea se deforma

en grandes ojos, en inmensos puños.

 

Es un pincel de antiguo y nuevo cuño,

es el pincel de siempre, el verdadero,

que en cada tiempo encuentra su madero

a la vez atrevido y oportuno.

 

Es un pincel valiente, un pincel puro

que a falsa caridad no se rebaja,

pinta verdades, por la verdad trabaja

sereno el pulso, el corazón seguro.

 

Es un pincel sincero y yo procuro

decir lo que su fibra anhela y siente:

tener siempre esa mano y esa frente

que lo lleven cantando sobre el muro.

1955

 

TONADA CON NOMBRE

 

Esta es la tierra de Juan

del Juan que no tiene tierra.

Este Juan es Juan-sin-tierra

y por eso es Juan-sin-pan.

 

Esta es la tierra de Juan,

a quien robaron su tierra.

¡Pedila Juan!

¡Tomala Juan!

¡Pegales Juan!

¡Y luego sembrá tu tierra

y luego amasá tu pan!

 

Esta es la tierra de Juan,

del Juan que tendrá su tierra.

Este Juan será Juan-tierra

y para todos, Juan-pan.

 

POEMAS INÉDITOS

 

NOCHE LARGA

Mi ciudad es de arena y viento espeso

con pedazos de luna en las esquinas,

medallones de sombra en los jardines

y un aire de terror sobre los techos.

Nadie acudirá por más que grites.

Nadie responderá por más que llames.

Ha levantado muros de silencio

que ahogan las palabras en el aire.

 

Mi ciudad es de calles infinitas

y de ella no saldrás por más que andes.

El temible Taú-Taú* de fuego fatuo

te hará perder el rumbo si es que partes;

te transformará en fantasma inquieto,

te hará vagar por patios y zaguanes,

te enredará en las cuerdas de arpas indias

y en in idioma dulce de panales.

 

Mi ciudad te habrá envuelto en sus encajes

como el hilo y la espuma de una araña.**

y querrás reaccionar y será tarde.

Serás un preso más entre sus presos

o la sombra azul que viborea

en el río profundo que la abraza.

Pero como es de arena y viento espeso

habrá volado entera en el mañana.

*Taú-Taú: ave de fuego que hace perder el rumbo a quien se entierra en la selva

**Referencia al encaje de ñandutí que significa "nido de raña"

 

 

SOBRE LA POESIA DE CARMEN SOLER

 

Últimamente ha surgido entre los nuevos la vigorosa personalidad de Carmen Soler Ubicada en la línea social y popular inaugurada por Julio Correa, Carmen Soler representa por primera vez en la poesía paraguaya la irrupción de la mujer como poeta de combate. En sus poemas breves pero intensos, casi todos ellos en el ritmo de romance, se combinan el acento popular con una rigurosa intuición poética, acaso bajo la influencia del cubano Nicolás Guillén, con quien se muestra emparentada espiritual e ideológicamente, más que formalmente.

AUGUSTO ROA BASTOS.

Revista Universidad, n° 44. Santa Fe: UNL, 1960.

 

**/**

 

Lamentablemente, conocí a Carmen Soler en forma personal pocos días antes de su muerte. Su poesía había llegado a mis manos tiempo atrás, a través de amigos comunes. Confieso que me sorprendió la dulzura que irradiaba su persona, la suavidad de sus gestos. Y digo que me sorprendió porque su poesía tiene una fuerza permanente, una constante potencia revolucionaria.

En oportunidad de nuestro encuentro, Carmen Soler me expresó su opinión de que estos poemas necesitaban una selección para su publicación y me solicitó que procediera a eliminar aquellos que considerara de inferior factura. Lamento no haber coincidido con su opinión. Pero sucede que esa poesía que ejerce Carmen es profundamente testimonial. Y aunque haya algún poema que no alcance la altura o el nivel general, es parte indivisible de una historia de luchas, sangre, dolor, desapariciones y la constante denuncia de un sistema que no es excepción en nuestra castigada Latinoamérica. Casi diría que, en algunos aspectos, nos hemos acostumbrado a un destino de sometimiento tal que está bordeando la total denigración de la condición humana.

Y también sucede que, de tanto en tanto, las señales de una liberación encienden luces en algún lugar de nuestro continente, tal como está sucediendo en Centroamérica. Es en nuestro lastimado Cono Sur donde el imperialismo ha puesto y pone más denuedo en sufocar los intentos de liberación. Y cada vez con mayor crueldad. El imperialismo sabe -y en esto no se equivoca -que la liberación en Brasil, Paraguay, Bolivia, Uruguay, Perú, Chile y la Argentina seria el incendio de todo el continente y aún más.

Por dichas razones este libro de Carmen Soler debe ver la luz intacto y sin cortes. Porque se trata del testimonio más profundo sobre la crueldad de la represión del régimen imperante en el Paraguay. Pero, al mismo tiempo, pone en evidencia la heroica lucha de los militantes de ese noble pueblo. Poesía pujante, fuerte, comprometida hasta las raíces con la lucha, voz que canta desde el corazón del pueblo, lugar de donde parte sin lugar a dudas.

Y puesto que mucho más que lo que uno puede decir acerca de estos poemas, lo dicen los poemas mismos. Por eso estas palabras preliminares son únicamente un homenaje a la memoria de Carmen Soler, a su lucha, su coraje, su consecuencia. Un homenaje que, estoy seguro, comparten todos los militantes de Latinoamérica.

HAMLET LIMA QUINTANA.

Prólogo a EN LA TEMPESTAD.

Buenos Aires, diciembre de 1985.

 

 

PERDÓNENME

La ironía.

Perdónenme.

No es más que una angustia

sin otra salida.

De otra manera

no se sabe expresar.

Trata de hacerlo con humor

con un poco de ingenuo

y otro peo de amor.

Perdónenme.

No hay que tomarlo muy en serio

pero si analizarlo

y discutirlo sin temor.

 

INDICE

PRESENTACIÓN

PRÓLOGO - LA POESÍA DE CARMEN SOLER

EN LA TEMPESTAD

LA ALONDRA HERIDA

LA POESÍA

LA PATRIA

EL AMOR

LA CÁRCEL

LA LUCHA

VOCABULARIO

POEMAS INÉDITOS

APÉNDICE

LA CARTA

TESTIMONIOS

DIBUJO EL VERDUGO

POEMA MANUSCRITO

PERDÓNENME

FOTOGRAFÍA

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
EDITORIAL
EDITORIAL SERVILIBRO

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
ACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYABILLETES DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYFILATELIA DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANIHISTORIA DEL PARAGUAY
CASA DEL LA INDEPENDENCIAMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMÚSICA PARAGUAYAREPUBLICA DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011LITERATURA PARAGUAYALA GUERRA DEL CHACO

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA