PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
MARTA MEYER DE LANDÓ


  APOSTANDO A LA VIDA Y SU VUELO INMORTAL (CUENTOS Y TESTIMONIOS) - MARTA MEYER DE LANDÓ


APOSTANDO A LA VIDA Y SU VUELO INMORTAL (CUENTOS Y TESTIMONIOS) - MARTA MEYER DE LANDÓ

APOSTANDO A LA VIDA Y SU VUELO INMORTAL …

(CUENTOS Y TESTIMONIOS)  

MARTA MEYER DE LANDÓ

Diseño de tapa: CELESTE PRIETO

Arandurã Editorial,

Asunción-Paraguay 2006

 

 

**/**

 

APOSTANDO A LA VIDA

PALABRAS DE LA AUTORA

 

El 30 de diciembre de 2003, unos análisis de sangre detectaron que mis marcadores tumorales estaban disparados. Durante el mes de enero de 2004 se me realizó una serie de estudios, unos más agresivos que otros, hasta que a fines de ese mes se me detectó el cáncer de mama, uno bastante extraño porque no era operable. La noticia cayó como un baldazo sobre toda la familia. Después de una semana, que solicité para tranquilizarme y decidir lo que iba a hacer, fui convencida por un buen médico a someterme al tratamiento.

Con el corazón en la mano les digo que no me asusté, pues siempre pensé que si a otros les ocurre ¿por qué a mí no? Lo más difícil fue contener a mi familia, los veía preocupados y desesperanzados. Realmente se les había movido la estantería. Comencé un tratamiento que me produjo al principio grandes malestares, después de cada sesión debía internarme de nuevo para paliar los efectos colaterales.

Esta época me ha servido para valorar cosas que la corrida de la vida actual muchas veces te hace dejar de lado; he recibido tantas muestras de cariño de los miembros de mi familia, en primer lugar, de los médicos tan humanizados, de amigos cercanos y de los otros, de los que los caminos de la vida se encargan de separar a lo largo de los años. Este tiempo me ha hecho cambiar totalmente mi escala de valores, dando importancia a lo realmente valioso y dejando de lado cosas que sólo resultan una carga pesada y que son secundarias y baladíes.

Cuando empecé a sentirme mejor tomé la resolución de no ser una enferma, la enfermedad existía pero yo continuaría mi vida en forma normal. Independientemente de lo que me depare el futuro estoy decidida a vivirla de la mejor manera posible, pido a Dios calidad y no cantidad de vida.

Sé que tengo mucho amor por repartir a caudales a mis familiares y a mis semejantes, sé que puedo brindar mis capacidades en pos de un Paraguay mejor donde la educación y la cultura sean prioridades a tener en cuenta, sé que aún tengo mucho por hacer. Pido a Dios me dé el tiempo para realizarlo.

De todas formas doy "gracias a la vida que me ha dado tanto" y a Dios le doy gracias por Enrique, mi amor y mi compañero; por mis hijos (incluyendo a nueras y yernos), por mis nietos, por mis hermanos y cuñados, por mis sobrinos, tíos y primos, por los amigos y por tanta gente que se preocupó por mí en estos momentos difíciles.

A todos ellos, instándoles a apostar a la vida, ya que vale la pena, dedico este libro de cuentos, con todo mi amor.

 

 

**/**

 

LOS CUENTOS DE MARTA por DIRMA PARDO DE CARUGATI

 

Nos encontramos ante un libro muy especial, con los últimos cuentos de Marta Meyer de Landó, volumen que se editó en forma póstuma gracias a las diligencias que con tanta dedicación llevó a cabo Enrique Landó, el esposo de la autora.

Y es más, con la aparición de esta nueva colección narrativa de Marta - su tercer libro - nos hallamos ya ante un corpus literario, breve pero significativo, al cual voy a referirme con la mayor objetividad posible.

Marta siempre tuvo afición por las letras. Fue, en primer lugar, una incansable lectora y siempre quiso escribir. Ya en tiempos de colegio, con algunas composiciones había ganado premios en concursos de literatura. También resultó galardonada en competencias de latín y matemáticas, por lo que no fue de extraÑarse, con la inteligencia que tenía, que se graduara con Medalla de Oro.

En los años siguientes, ya con su título de arquitecta, ella no se había propuesto ser una escritora profesional pero, sensible al arte en todas sus manifestaciones, no podía dejar de sentir esa urgencia interior que pugna por emerger, que intenta comunicarse, ese fuego que abrasa a los creadores y, calladamente, casi en secreto, escribía.

Para hacerlo, ella poseía un innato talento. Así fue como empezó a hilvanar retazos de su niñez, anécdotas familiares, las historias que escuchaban, los incidentes que presenciaba en este enorme teatro de drama y comedia que es la vida. Y se encontró un buen día con un apreciable número de relatos (aunque ella no estaba consciente de la valiosa calidad literaria que tenían).

Tal vez nunca hubiera vencido su modestia de creer que la literatura era un terreno ajeno y esos papeles suyos no se hubieran publicado de no ser por un suceso imprevisto: un terrible accidente automovilístico del que milagrosamente, Marta y Enrique salieron con vida.

Ella lo cuenta, con el título de LA SEGUNDA OPORTUNIDAD, y quiero repetir aquí sus palabras: "... En las angustiosas horas posteriores tomé conciencia de que la gente a quienes amo y que me aman no me conocían de verdad. No conocían mis pensamientos, ni mis sentimientos y mi manera de ver la vida. En la rutina del día a día no hay tiempo o no nos hacemos de tiempo para darnos a conocer en profundidad. A veces, incluso, no deseamos que nos conozcan en profundidad... ".

Entonces, apenas restablecida del accidente, Marta tomó una decisión; recopiló todo lo escrito anteriormente: sus recuerdos personales de una infancia feliz, de una organización familiar regida por la armonía, donde al decir "nosotros" se involucraba a once hermanos alrededor de un padre y una madre. Una vida maravillosa en la que todo tenía significado.

A esas memorias agregó una segunda parte con sus primeros relatos de ficción y el libro vio la luz en 1994 (un año después del accidente) con el título de VIVENCIAS Y OTRAS COSAS, con un prólogo de Renée Ferrer y fue presentado por José Luis Appleyard.

Afortunadamente, fue una elección acertada la que Marta adoptó, fiel al lema de su vida: "Uno se arrepiente de lo que no hace y no de lo que hace". Afortunadamente, dije, porque acababa de nacer una escritora.

A partir de entonces, independientemente de lo que estuviera haciendo - y siempre fue mucho, por cierto - Marta escribía.

No es verdad que el artista creador tenga que ser precisamente un solitario, un misántropo. Ella lo demostró brindándose a su hogar, a sus hijos, a sus familiares, a sus amigos, a su profesión, a su comunidad, a su país, con notable energía. Haciéndose de tiempo para todos.

Dicen que el ser humano tiene tantas potencialidades que nadie puede realizar más de la cuarta parte de sus proyectos. Excepto que haya una poderosa fuerza motivadora que lo impulse. Tal vez esa fuerza, en Marta haya sido su apego a la vida y el amor por los demás, porque hizo mucho y todavía estaba dispuesta a más.

Y vuelvo a su actividad literaria.

En 1998 aparece su segunda libro titulado SIN MAQUILLAJE prologado por el R.P. César Alonso de las Heras, quien destaca elogiosamente fondo y forma de la obra y menciona el vislumbre de un "estilo", que dicho sea de paso, es la ambición de todo escritor.

Es un volumen compuesto por una veintena de relatos sencillos, directos, sin rebuscamientos artificiosos, de lo cual Marta deja constancia en el muy elocuente título, porque ella no pretendía hacer una literatura de tesis, no intentaba revolucionar la prosa o crear referentes estilísticos, sino simplemente, con eficiencia expresiva quería contar historias que reflejaran situaciones o conflictos humanos, que describieran el diario vivir de seres comunes como nosotros mismos.

Su libro tuvo muchísima aceptación y la autora pronto fue reconocida por sus pares, invitada a formar parte de la Sociedad de Escritores del Paraguay y de Escritoras Paraguayas Asociadas. En el año 1999, la edición actualizada de Historia de la literatura paraguaya ya incluye su nombre y biografía.

En el año 2000 se publicaron dos cuentos suyos en la antología de narrativa escrita por mujeres, TIEMPO DE CONTAR, un proyecto de EPA apoyado por el Fondec. Dos años después, como parte del mismo proyecto se incluyeron dos narraciones en PELDAÑOS DE PAPEL, libro para niños y adolescentes.

Y mientras daba atención a sus muchas otras actividades, realizó investigaciones históricas; escribió un ensayo sobre la fundación y trayectoria del Ateneo Paraguayo; dio charlas, conferencias, organizó actos culturales, trabajó en varias comisiones y - nos enteramos ahora - elaboraba otro libro; el que hoy tenemos en las manos, con el título de APOSTANDO A LA VIDA.

Esta es una nueva serie de cuentos sobre los sentimientos, la impredecible conducta humana y las distintas facetas de la existencia: una que puede ser jovial y alegre, otra, amarga y triste.

La escritora, atenta observadora del caos que nos rodea, con su intuición siempre alerta, con su espíritu profundamente cristiano, veía, escuchaba, se consustanciaba con las desdichas o las alegrías ajenas y en medidas dosis, fue rescatando casos y hechos disímiles que parecían irreconocibles; pequeños mosaicos de sucesos cotidianos, con los que fue formando el vasto mural de un universo que puede ser cruel, pero en el que también queda sitio para la bondad, el heroísmo, la solidaridad. Y como todo es una gran paradoja, esos cuentos aparentemente sencillos, a veces nos muestran que detrás de la maleza pueden crecer las flores, pero nos advierten que las flores pueden tener espinas.

En este grupo de narraciones breves, muy breves gracias al poder de síntesis de la autora, hay algunos cuentos totalmente inventados, pero son expuestos con tal naturalidad, sin torcer la lógica, que cuesta convencerse de su carácter ficticio. Pero bien sabemos que a veces la ficción es más creíble que la realidad.

Además, Marta ha puesto en sus narraciones un fundamento muy firme en la experiencia humana real, un buen conocimiento de la psicología, porque aunque hayan sido peripecias extrañas, de otros, la escritora las hizo suyas, les dio cuerpo y vida para contar-les en la forma más clara, pura y directa que tiene el arte literario, para que no perdieran su riqueza en medio de forzados tecnicismos.

Así, ella hace hablar a sus personajes; a veces en primera persona, para mayor intimidad. Sus protagonistas nos revelan sus des-venturas, en voz baja, como si fueran confidencias compartidas con un ser querido, en amistoso diálogo. En una suerte de catarsis - como decían los griegos.

Los cuentos de Marta han concluido, pero no su mensaje. Marta Meyer de Landó será inolvidable como esposa, madre, abuela, hermana, amiga y será también inmortal en la historia narrativa paraguaya, en la que se ha ganado un lugar bien merecido. Y termino con la reflexión de un proverbio que dice: "QUIEN HA HECHO ALGO POR EL PRÓJIMO, TIENE DERECHO A LLAMAR A LA PUERTA DEL CIELO, PERO EL QUE ADEMÁS HA PUESTO AMOR EN LO QUE HIZO, HALLARÁ LA PUERTA ABIERTA".

DIRMA PARDO CARUGATI

 

**/**

 

PARTE I: CUENTOS:

  • Amor otoñal / El secreto de la diva / Instinto maternal / El suegro / Verona siglo XXI / El traje de novia / Reunión familiar / Amor a primera vista / Unicornio / Ingratitud / Venganza / El sueño americano / La hermanita / Verano del 42 / La apuesta / Padre ejemplar / El precio de la gloria

PARTE II: TESTIMONIOSY RECUERDO

  • Pinceladas de vida / Huellas / Cuando Enrique conoció a MartaA mami / Sus nietas / Familia Meyer Canillas / A Marta / Pasiones / El ballet / Hija Dilecta de la Ciudad de Asunción / Vuelo Inmortal / Con cariño y admiración / En otros ámbitos / Reconocimientos / Agradecimientos / Árbol genealógico.

 

 

 

 

AMOR A PRIMERA VISTA

 

En el preciso momento en que se decidió a saltar, alguien la retuvo de los brazos y le dijo: "No hagas eso". No se había dado cuenta, en la negra y profunda obscuridad del Puente Remanso, que un hombre venía acercándose a ella.

Las primeras luces del día los encontraron hablando; ella se desahogó contándole toda su vida. Sus ilusiones fallidas, el derrame cerebral que postró a su padre cuando perdió los ahorros de toda su vida en uno de los bancos quebrados y, "pensar que los estafadores se encuentran en Europa disfrutando de la fortuna malhabida". Sus padres habían tenido un matrimonio ejemplar, fueron siempre tan compañeros y se amaron tanto que su madre no soportó la enfermedad de Tomás y cayó en una aguda depresión. Para colmo, Eugenio, su novio de todos los años de universidad. - "Mamá tenía razón, siempre pensó que era un egoísta"-, le dijo que no podía empezar la vida profesional cargando con los problemas ajenos a la pareja. -"!Tenés que decidirte, tus padres o yo!".

Como si esto fuese poco, unos meses después se casó con la hija del político a quien administraba los negocios, algunos no muy limpios.

Para completar esta seguidilla de horrores, hace un mes se realizó una disminución de personal en la empresa y entre los veinte nombres estaba el suyo, Paula Gutiérrez.

Inmediatamente se dedicó a buscar trabajo, dejaba el currículum y prometían avisarle si surgía algo. -"¡Su currículum es muy bueno, esa tesis cum laude! No quisiera ilusionarla, no creo que haya nada para su nivel académico". Respondía que necesitaba trabajar, que aceptaría cualquier tipo de ocupación.

Los medicamentos de mamá eran tan costosos que el dinero de la indemnización se diluyó como un cubo de hielo en un vaso de agua. No tenía a quién recurrir.

José Serrano la escuchaba atentamente. La vio pasar desde la más grande desesperación en la que la había encontrado hasta un llanto reparador que dio lugar a una tranquila calma.

Los tímidos y tenues rayos del sol se reflejaban en las mansas ,aguas del río cuando los dos se acercaron a un pequeño bar donde tomaron el desayuno, café con leche recién ordeñada y galletas; era lo único que había.

-"Se me tiene que ocurrir algo"-, decía él. -"Ya sé, ahora vas a tu casa a dormir hasta que se te pasen esas ideas raras, eres joven y bonita, tienes la vida por delante. Mañana irás a esta dirección, le dirás que yo te envío y te darán sin falta un trabajo. No te pagarán mucho, pero te servirá para ir tirando". Con un abrazo pleno de ternura y agradecimiento se separaron.

Paula llegó a su casa pensando que la vida era hermosa a pesar de los sufrimientos, que siempre se encontraba un alma noble que te pudiera ayudar, que no se podían perder las esperanzas.

El día entero se la pasó pensando en él, no podía ser que en ese encuentro en que le salvó la vida se hubiera enamorado tan profundamente, no creía en el amor a primera vista.

No se lo podía sacar de la cabeza, no entendía cómo no le había preguntado al apuesto español, cuando le dio su nombre, dónde podía localizarlo, "por lo menos para agradecerle si me sale el trabajo". No, no podía engañarse, no era para agradecerle, lo quería ver, lo quería amar para siempre; con él sí, podía ser feliz.

A la mañana fue a la dirección que le había dado, se presentó y le dijeron que podía empezar al día siguiente; sería asistente del administrador del colegio.

¡No lo podía creer! Agradeció efusivamente a la secretaria que la atendió. Ya se iba, cuando un impulso le hizo regresar hasta el escritorio y preguntar: -"Por favor, ¿podría darme el teléfono de José Serrano?".

"Del padre José Serrano?". Él viajó anoche a Santiago de Chile, está recorriendo nuestros colegios de Latinoamérica. El año próximo, en agosto, vendrá de nuevo al Paraguay".

 

**/**

 

EL PRECIO DE LA GLORIA

 

La ovacionaron de pie, los aplausos se escuchaban sin cesar; había llegado al cenit. Su talento privilegiado le había brindado la gloria. El estadio estaba lleno, no cabía ni un alfiler.

Los flashes de los "paparazzi" le encandilaron los ojos al salir a la fría noche envuelta en las pieles que le había regalado Antonio. ¡Cuánto tiempo sin saber nada de él!, la última vez que lo vio fue al cruzarse en la peatonal de la ciudad; los dos detuvieron la marcha, casi no pudieron hablar porque enseguida ella se vio rodeada por un numeroso grupo de personas que le pedían un autógrafo; él le contó que estaba casado con Alicia, la maquilladora del teatro, es decir, la ex maquilladora, porque al nacer el bebé había dejado de trabajar para cumplir su rol de madre.

-"Te felicito, Antonio. Estoy muy contenta de que estés tan feliz, sé cuánto deseaste un hijo durante los seis años de nuestro matrimonio. No es el momento de aclarar cosas, pero... comprendes que yo no podía, no podía distraerme en el camino hacia la gloria".

Siguió su camino pensando: "Hoy lo logré, quedó superada la época de llenar sólo teatros, llenar un estadio de 45.000 personas fue lo máximo. ¡Esto es alcanzar la gloria! Debería estar feliz, pero siento un sabor amargo en la boca, siento un sabor amargo en el corazón".

Recordó cuando, con tan sólo cuatro años, calzó las primeras zapatillas de ballet; su madre la había acompañado hasta la escuela de la maestra rusa, ubicada en lo alto de uno de los morros que rodeaban la ciudad. Ese mismo día, con el pequeño tutú de color rosado, cuando la maestra dijo a las niñas, eran ocho, que realizaran libremente los movimientos que quisieran, a los primeros acordes del antiguo piano, ella, emocionada, sin saber por qué, se dio cuenta de que lo único que deseaba era nunca dejar de bailar. Fueron años de exigente disciplina para una niña tan pequeña, más exigentes aún en la pubertad cuando le salió la beca para el extranjero; no se animaba a estar lejos de su familia en la escuela del ballet del famoso teatro, la maestra le decía que no podía perder la oportunidad de su vida y sus padres le decían que lo pensara bien, que ellos aceptarían su decisión. Se marchó y, con los años, realmente se destacaba entre los demás; siempre que podía asistía a los ensayos de la Compañía de ballet del teatro y así fue aprendiendo todos los roles, incluso los de la bailarina principal, pues ella los ensayaba al mismo tiempo en la sala contigua al escenario. Un día un coreógrafo la vio, la observó por largo tiempo y le preguntó si quería estar en el cuerpo de baile de la Compañía; se armó un revuelo por lo irregular de la situación y el coreógrafo español exigió una audición especial para ella. Todos quedaron hechizados con su arte y así entró a formar parte del elenco.

Desde ese momento su vida cambió y ella también había cambiado, quería subir más y más, tenía talento y un cuerpo privilegiado y deseaba llegar a la cima. Las temporadas se sucedían unas a otras y ella iba creciendo cada vez más, ya sólo le faltaba un rol protagónico. Habló con el coreógrafo, con quien salía de vez en cuando, cada vez más seguido hasta convertirse en una relación permanente, él enamorado como estaba deseaba concederle ese deseo, pero no lo podía hacer. Discutieron varias veces sobre la misma cuestión, sin llegar a ningún resultado positivo.

-"Cuánto he cambiado", pensaba ella cuando todos los días pedía que la primera bailarina se lastimara; se acercaba el estreno del jueves y no pasaba nada, sus nervios iban en aumento. El miércoles, Nara, la primera bailarina, no llegó a tiempo, quedaron horrorizados al saber que había tenido un pequeño accidente de coche, con tan mala suerte que tuvieron que enyesarle un brazo. Ella esbozó una sonrisa, sus ruegos fueron escuchados; la oportunidad se le presentó al coreógrafo que después de hablar con el director le dio el papel a ella, ahora su esposa. Desde ese momento no paró, el público la idolatraba, las invitaciones de importantes Compañías le llegaban sin cesar, la conocieron en los países americanos, en Japón y en los principales teatros europeos. Su matrimonio empezó a sufrir los embates de estas largas separaciones, pero en la balanza siempre pesaba más su carrera que ninguna otra cosa en el mundo.

El chofer detuvo el coche frente al lujoso e imponente edificio ubicado sobre la avenida principal de la ciudad. Al introducirse en el ascensor le dio un escalofrío, no deseaba entrar al piso decorado con exquisito gusto por el mejor profesional del país. Pensó que la soledad es el precio a pagar por la gloria. Se preparó un té verde, lo bebió de a sorbitos, se tiró a un mullido sofá tapizado de blanco, tomó una pastilla para descansar mejor, se quedó adormecida y empezó a soñar, soñaba con una casa en las afueras de la ciudad; en esa casa se encontraban ella, su esposo y un niño de ojos obscuros y cabellos ensortijados, fiel retrato de Antonio, el coreógrafo, su padre.

A la mañana, muy temprano, entró la empleada a la sala y se sorprendió al encontrarla dormida; no la despertó, hacía tiempo no la veía con esa paz en el rostro y esa sonrisa en los labios.

 

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
ARANDURÃ
ARANDURÃ EDITORIAL

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
HISTORIA DEL PARAGUAYBILLETES DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011MUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOLA GUERRA DEL CHACOCASA DEL LA INDEPENDENCIAIDIOMA GUARANIMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAY
ACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA MUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYABIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMÚSICA PARAGUAYALITERATURA PARAGUAYAFILATELIA DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYREPUBLICA DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA