PortalGuarani.com
Inicio El Portal El Paraguay Contáctos Seguinos: Facebook - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani
Luis Alberto Boh
  POESÍAS COMPLETAS DE JOSEFINA PLÁ. Ilustración de tapa: LUIS ALBERTO BOH


POESÍAS COMPLETAS DE JOSEFINA PLÁ. Ilustración de tapa: LUIS ALBERTO BOH
POESÍAS COMPLETAS
 
Poesías de JOSEFINA PLA
 
Edición digital: Alicante :
 
 
N. sobre edición original:
 
Edición digital a partir de la edición
 
 
en Poesías Completas, Asunción (Paraguay),
 
El Lector, [1996].
 
 
 
Ilustración de tapa:
 


PRÓLOGO
 
Esta escritora de primer orden, que pudo destacarse ampliamente entre sus iguales y ser una figura representativa en cualquier patria donde la inteligencia y el talento al servicio de una conciencia incorruptible constituyen un honor, prefirió quedarse a trabajar en su humilde retiro paraguayo, porque su vocación y su fe, su amor por esta tierra de su destino, son más fuertes que toda efímera ambición.
 
A su gloria personal, prefiere el anónimo heroísmo de los que construyen un arte en el desierto. En este terreno arrasado y semibaldío que en la cultura de América representa la poesía paraguaya, la poesía de Josefina Plá -junto con la de Hérib Campos Cervera- ha devenido escritura viva y fundadora de su renacimiento actual. Esta es su gloria más pura y perdurable.
 
 

NOTA PRELIMINAR
 
ITINERARIO POÉTICO DE JOSEFINA PLÁ
 
 
Josefina Plá llega al Paraguay en febrero de 1926. Es una mujer joven, recién casada con el artista paraguayo Julián de la Herrería, a quien habría conocido en su España natal, en una ciudad sobre el Mediterráneo: Villajoyosa.

A poco de llegar, comienza a colaborar en los diarios y revistas de Asunción con textos literarios, especialmente poesía. En los años 20, una nueva generación ha hecho su aparición en la literatura paraguaya. Sus jóvenes integrantes tienen una actitud fervorosa ante la creación literaria, se sienten hermanados en el arte y en la vida. Vinculados al Modernismo, admiran profundamente al autor de Cantos de vida y esperanza, Rubén Darío.

Pero ya no son los tiempos del Decadentismo, el Parnasianismo, el Simbolismo. Inquietudes existenciales diferentes, condiciones histórico-sociales nuevas contribuyen a definir el perfil de la joven literatura. Con la perspectiva de los años pasados desde entonces, parece indudable que con ellos se constituyó una nueva sensibilidad, incluso una nueva poética. En esos años aparecen varias revistas, la principal de ellas, el quincenario JUVENTUD, cuyo último número aparece en diciembre de 1926. Tres meses antes, se publicaba en ella un artículo de César Vallejo. Los nombres más destacados en la poesía joven de la época: Heriberto Fernández, Batti lana de Gásperi, Pedro Herrero Céspedes -todos ellos destinados a morir en el esplendor de la juventud-, José Concepción Ortiz, Vicente Lamas. Y con ellos, Hérib Campos Cervera y Josefina Plá.

En la historia de la poesía paraguaya estos dos poetas están destinados a ser los iniciadores de una nueva etapa: la moderna y contemporánea. Entretanto, sus poemas registran todavía, el gusto imperante bajo la influencia de los maestros modernistas. Sin embargo, pese a ello, se advierte una nueva sensibilidad y se utilizan recursos expresivos que van más allá de los esquemas tradicionales del Modernismo. Aquel grupo pasaría a ser conocido tiempo después como el de los postmodernistas.

De aquí arranca la presencia pública de Josefina Plá en la poesía de lengua castellana, en particular en la paraguaya. Si bien en sus orígenes tal vez pudieran rastrearse influencias como las de Baudelaire y algún otro simbolista, es dentro de las coordenadas estéticas de los años 20 donde se desarrolla su creación poética hasta lograr un punto de tensión anímica y de expresividad excepcionales.

Su única publicación poética en esa etapa será El precio de los sueños, un volumen más de cien páginas que aparece en 1934. Los últimos poemas del libro, escritos alrededor de 1932-1934, parecen condensar los elementos significativos de su poesía y al mismo tiempo apuntar hacia otros ámbitos estéticos. Efectivamente, pocos años después, Josefina Plá será una de las figuras centrales del movimiento de renovación poética, junto con Hérib Campos Cervera.

En 1934 Josefina Plá viaja a España con su marido. Tres años después, estalla allí una insurrección militar contra el gobierno republicano y Josefina, que pierde a su marido en 1937, regresa al país. Aquí coincide con Hérib Campos Cervera, recién reincorporado a la vida cultural del país, que paralelamente realiza también un trabajo de animación de la creación poética.

La poesía de Josefina Plá congrega a los jóvenes escritores y poetas de la generación del 40, particularmente a los que forman el grupo Vyá raity. La intensidad y el rigor de su obra poética no son casuales. Poseedora de una vasta cultura, si bien la poesía no se constituirá nunca para ella en una actividad excluyente, está siempre en el centro de sus preocupaciones.

De esta época son algunos poemas capitales, muchos de los cuales se hallaban dispersos u olvidados y nunca habían sido incorporados a su acervo bibliográfico.

Durante las décadas del 40 y del 50, Josefina Plá no publica ningún libro poético nuevo, pero sigue produciendo poesía de muy alta calidad. En 1960 aparecen algunos de esos textos reunidos en la plaqueta El precio de los Sueños. A partir de entonces va publicando, primero en pequeños cuadernillos, y luego en volúmenes de mayor porte, sus poemas de diversas épocas.

La reunión en un volumen de la totalidad de sus títulos poéticos editados hasta hoy, a los que se agrega uno inédito, tiene el propósito es de ofrecer el conjunto de una labor realizada bajo el signo de la intensidad y el rigor estéticos y que ofrece uno de los más valiosos testimonios de vocación poética que existen en nuestra lengua.

Esta edición

La presente edición reproduce los textos tal como aparecieron en sus ediciones originales, salvo algún caso en que la propia autora indicó alguna modificación. Siempre que se ha podido, se indica al pie de los poemas la fecha de redacción.
Universidad Nacional de Asunción
 
 
 

EL PRECIO DE LOS SUEÑOS

El viajero

...Y, de pronto, el viajero
surgió. Sobre el sendero
sus pies dejaban pálido,
fosforente reguero.

Vio mi mano en oferta,
y dijo: -¿Es para mí?-
(Yo no sé si despierta
o en ensueños le oí).

...Extasiado, mirándole
los ojos, se lo di...
¡Poder no pensar,
poderse abandonar,
como el pétalo al viento,
como al fuego el sarmiento,
como la astilla al mar!

Caminito escondido

Caminito escondido
que te embozas en sombra
y con grama te alfombras,
y al silencio haces nido:

Caminito escondido:
eres humilde y breve,
y tu surco es muy leve
entre el bosque tupido.

Medio sol de mañana,
un poquito de luna,
un hilo de fontana,
son toda tu fortuna...

¡Poco tienes, sendero
enflecado de sauces,
mas tú sabes, camino,
que breve, pobre, austero,
en sombra, eres el cauce
de un designio divino.
También yo sé, camino
que, aunque corto y umbroso,
te vio el dolor celoso
y el amor adivino;

que alguna vez, acaso,
pudo encontrarte al paso
el hada de la suerte,
y que, en noche sombría
o en el claror del día,
te sabrá hallar la muerte!

EL AMOR REALIZADO
 
XII
 
 
El amor realizado es un sorbo de muerte
que nos pasa los labios, que se filtra en las venas.
El alma que nos cambia es más ancha y vacía:
más triste y más sedienta, la boca que nos deja.

Dentro del corazón, alárgase una sombra
cada vez que los labios su antiguo vaso llenan.
El amor realizado aguza en nuestros ojos
del imposible anhelo la trémula saeta,
y es paso que prolonga, en cruel hechizo mágico,
ante la planta laxa la cansadora meta...

(Amor: perfecto guía para ir al encuentro
del dolor apostado al fin de cada senda...

Sueño
XV

A María Delgado Rodas

...Sueño que fuiste impulso de mi latido,
y alas en mi anhelar:
. Te mata la vida que nutriste,
como la flor el fruto nacido de sus galas.

Afán que me hechizaste de tan triste,
pensamiento clavado
en mis frágiles pulsos; estilete sutil:
a esa punta que hincaste pereces, traspasado.
Loco sueño disuelto en mi sangre febril:
¡esa sangre te ahoga!

. ...Morir te miro, ensueño
que fue yo toda -como fue tronco toda hoguera,
y charco toda nube- en un trasvasamiento
imperceptible, blando, como un deshojamiento de rosa,
en un temblor de atravesada mariposa.

Morir te miro, ensueño,
como el árbol mirara arder el vicio leño
cortado de su rama, o pudrirse la hoja

de cuyo muerto libre saldrá la yema roja.
Morir te miro, ensueño,
y tu postrer tristeza es ya casi alegría,
¡y tu último suspiro es ya casi esperanza!

...Hoja muerta, que vuelves a la tierra madura:
¿en qué capullo nuevo, húmedo de ternura,
renacerás mañana, ensueño en agonía...?
 

Fuimos, en sueños compañeros
 
 
Fuimos, en sueños, compañeros:
la vigilia no nos unió.
¡Sólo en los sueños traicioneros
su pie a mi paso se ajustó!

Labios gemelos en el ansia:
¡no unisteis nunca vuestro ardor!
Pupilas, astros de constancia:
¡nunca rimasteis un fulgor!

Jamás la diestras se estrecharon;
los labios sedientos no hablaron;
pero el juramento existió.

Nunca las bocas se besaron;
¡de los besos que no quemaron,
brasa fue el doble corazón!

SOY
 
 
Carne transida, opaco ventanal de tristeza,
agua que huye del cielo en perpetuo temblor;
vaso que no ha sabido colmarse de pureza
ni abrirse ancho a los negros raudales del horror.

¡Ojos que no sirvieron para mirar la muerte,
boca que no ha rendido su gran beso de amor!
Manos como dos alas heridas: ¡diestra inerte
que no consigue alzarse a zona de fulgor!

Planta errátil e incierta, cobarde ante el abrojo,
reacia al duro viaje, esquiva al culto fiel;
¡rodillas que el placer no hincó ante su altar rojo,
mas que el remordimiento no ha logrado vencer!

Garganta temerosa del entrañable grito
que desnuda la carne del último dolor:
¡lengua que es como piedra al dulzor infinito
de la verdad postrera dormida en la pasión!

Haz de inútiles rosas, agostándose en sombra,
pozo oculto que nunca abrevó una gran sed;
prado que no ha podido amansarse en alfombra,
¡pedazo de la muerte, que no se sabe ver!
 
 
 
AMANECER
 

A Gastón Figueira
 
 
La mañana irisada, como fino cristal
se curvó sobre el ancho campo reverdeciente.
A la abismal succión del azul transparente,
agriétase la carne de un ansia germinal.

Y a la blondez purísima de su desnudez tierna,
la mísera corteza se nos cuartea en congoja,
y un sollozo nos sube desde la honda cisterna
en sombra donde el párpado su penitencia moja.

El dolor de las alas imposibles
nos curva más bajo el cansancio irredimible
que se adhiere a la carne dolorosa:
y en la punta de una hoja, radiante y temblorosa,

. la gota de rocío
nos finge aquella lágrima inefable
en que, por fin, pudiera el alma miserable
volcar la última gota amarga del hastío.
 
 
 

AL OÍDO DEL TIEMPO

 

QUISIERA

 

A José María Gómez Sanjurjo,

noble poeta y noble amigo 

Quisiera desdormirme y desandarme

Quisiera desfirmarme y desdecirme

Quisiera devolverme y desllorarme

 

Quisiera a veces desarrepentirme

Por largas avenidas des-soñarme

Los sueños que olvidé desolvidarme

Sombra volver el cuerpo Desamarme

Presentirme Saber dónde buscarme

 

Mi propio llanto y ser y así sorberme

Y ser el metro con el cual medirme

el vaso con el cual mi sed beberme

y el puño que el mal golpe ha de infligirme

 

Quisiera alguna vez ser la cuchilla

que me corta y saber lo que ella siente

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 

Quisiera alguna vez sencillamente

andar descalza por mi propia orilla

1975

 

EL EXTRANJERO

 

Estuvo junto a mí desde el comienzo

desde el tiempo en que el tiempo no sabía

Eran los tiempos de la muchedumbre

los tiempos de las frentes barnizadas

 

De tanta flor casi era aroma el alma

de tanta luz los ojos eran soles

y era tanta la música en el aire

que era un canto también cada palabra

 

Una mañana desperté sin música

sin luz aunque había sol y sin aroma

aunque todas las flores allí estaban

Pero él estaba allí Llenaba todo

 

cuando ya lo demás desvanecido

Le pregunté su nombre

El Extranjero

No el extranjero que te habita El que eres

1972

 

LA ZANJA

 

Corríamos los dos cada uno

por una orilla de la zanja

por encima de ella los ojos anudados

...Corríamos

cada uno por su orilla tendiéndonos las manos

engañando miradas enviándonos

sonámbulas caricias con sentenciados dedos

queriendo hacer de nuestras noches noche

día de nuestros días

Corríamos a lo largo de lunas y de auroras

sin detener un solo amanecer

sin encontrar la encrucijada que reconcilia los caminos

Alguna vez tendimos nuestros cuerpos

tablas de salvamento orilla a orilla

e hicimos de ellos puente

ilusorio Puente de los Suspiros

creyendo que por fin se salvaba el abismo

o ver en su vacío

el cielo en un festín de permanentes luces

Pero alzados de nuevo nuestros cuerpos

cada uno en su orilla

era otra vez la zanja

la zanja irredimible

que cortaba las noches partía en dos el día

...Prolongada hasta el fui de nuestra angustia

devoró nuestros cuerpos

hizo de las palabras ecos incomprensibles

de las promesas campanada hueca

La última falsa estrella fue chispa en el rescoldo

de una fogata solitaria

en un lado cualquiera de la noche

1978    

 

HE SALIDO

 

A Vallejitos

Y su pulso de sombra

He salido de casa tantas veces

con esperanza o pena

con temor o alegría

o simplemente limpia la cartera

Con el sol dentro o fuera con el sol fuera o dentro

Con lluvia o viento adentro con lluvia o viento afuera

He salido de casa tantas veces

y he cerrado la puerta

tan a menudo para volver a abrirla

a una hora cualquiera

entre las veinticuatro

Hoy salgo ya por ella dejando atrás mis penas

y las de los demás atrás las esperanzas

mías que fueron de otros cualesquiera

de otros que fueron mías

Me voy irremediablemente y sin espera

sola

con esta nada entera

tan bien guardada siempre

se cerrará la puerta

y nunca más mi llave alertará el oído

de alguien que me esperaba para poner la mesa

1984

 

NADIE LE BESE

 

...Nadie le bese porque en aquel instante

los labios más sangrantes mienten 

 

Nadie lo mire porque en ese momento

toda mirada es vil como la que levanta

la sábana de la mujer parida

 

Nadie derrame lágrimas porque la sed que lleva

no le es bastante el mar que truena a sus espaldas

Y no le den la mano porque en esa hora cero

todas las cadenas

se rompen y se sueltan todos los eslabones

y solamente el ciego desde el vientre materno

podría acompañarle sin oprobio ni escarnio hasta el borde

del último abandono

y todo aquel que guarda todavía un día de sol es

un traidor y un enemigo

1964  

 

GLOSA III

A Elvio, poeta

del alma trasterrada  

Libertad no es un sueño Es poder tener sueños

El sueño es libertad

El sueño Aquello

que te da pasaporte como hombre

Nacido libre nunca abdicarás un privilegio

que nunca has de ejercer

eterno pretendiente al trono del misterio

Libre en el sueño eres esclavo de tus sueños

Condenado a la pena de libertad sin tiempo

no hay Genio que te ayude

porque tú mismo eres el siervo

de la lámpara

 

Hombre la libertad no es tu indulto

es tu condena

1978

 

DESHREDADA

 

Ni una mano resbala sobre tu vientre de nicho saqueado

ni unge tus cicatrices

ni acaricia en tus cráteres los huecos de tus ausentes vísceras.

Ni un suspiro levanta las alas de tu polvo,

y reconoce tu adolescencia de ceniza,

ni hay brisa que despeine la geometría del rizo

de una playa

ni beso que humedezca la sequedad irreversible de tu sexo.

No hay una serpiente que mida con su cinta

nerviosa

la anchura de un camino

(Ni caminos:

por eso es la soledad: no haber caminos).

Ni venado que pinte una sombra chinesca

en tu parque de huesos,

ni una nube que borde las costuras del aire.  

 

(Ni una pareja amante que ablande con su

abrazo

un trozo de tu roca, donde quepa una cuna...)

1949

 


Enlace al ÍNDICE de la versión digital del poemario POESÍAS COMPLETAS en Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
  • Prólogo - Nota preliminar
  • El precio de los sueños: El viajero/ Caminito escondido/ El amor realizado/ Sueño/ Fuimos, en sueños compañeros/ Soy/ Amanecer
  • La raíz y la aurora: Tus manos/ Imposible/ Concepción/ Cómo/ Desde cuándo
  • Desnudo día: En el paisaje nuevo/ Trópico/ Sueño de sueños/ El soneto de tu voz
  • Rostros en el agua: Todo comenzó en el espejo/ Tan sólo/ Déjame ser/ Las puertas
  • Invención de la muerte: Esa sombra/ Nadie le empuja/ De noche/ Aprenderás que hay muertos
  • Satélites oscuros: ...Y esta fue la tarea/ Libre/ Unos labios/ Heredero/ Summa/ Muertos
  • El polvo enamorado: - I -/ - II -/ - III -/ - IV -/ - V -/ - VI -/ - VII -/ - VIII -/ - IX -/ - X -/ - XI -
  • Follaje y tiempo: Pelando la palabra/ En el país en donde el tiempo...
  • Follaje del tiempo (1965-1979): El puente/ Manchas en la pared/ Volver a verte/ El viaje/ Llorar en sueños/ Paisaje sin salida
  • El hijo pródigo (1976): - I -/ - II -/ - III -/ - IV -/ - V -/ - VI -/ - VII -/ - VIII -/ - IX -/ - X -/ - XI -/ - XII -/ - XIII -/ - XIV -/ - XV -/ - XVI -/ - XVII -/ - XVIII -/ - XIX -/ - XX -/ - XXI -/ - XXII -
  • Tiempo y niebla: Los rostros/ Sueño dormido/ La ventana/ Una niña/ Duró el amor/ La sombra/ Extranjero/ Lejos/ Los bisontes de Altamira
  • Al oído del tiempo: Quisiera/ El extranjero/ La zanja/ He salido/ Nadie le bese/ Glosa III/ Desheredada
  • La llama y la arena: Soy.../ Para subir/ La flor no ve/ Creación/ Quiso el tiempo/ Mi beso es muchedumbre/ La más larga mirada/ Un camino de música/ Poema de la primera lluvia/ La ausente presencia/ La roca amiga/ Contradicción/ Estoy siempre volviendo/ Quiero tus ojos/ Cuesta dejar la casa/ Perspectiva.

.

Para comprar este libro deberá contactar con:

 

CENTRO CULTURAL “EL LECTOR”

Avda. San Martín c/ Austria

Telefax: (595-21) 610 639 - 614 259

E-mail: comercial@ellector.com.py

 

EL LECTOR 1 – PLAZA URUGUAYA

25 de Mayo esq./ Antequera

Telefax: (595-21) 491 966 – 493 908

E-mail: comercial@ellector.com.py

Asunción - Paraguay.

 

 

Enlace al espacio de la EDITORIAL EL LECTOR

en PORTALGUARANI.COM

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

Como se vería esta obra en tu Sala?

Selecciona un color de la pared:

POESÍAS COMPLETAS DE JOSEFINA PLÁ. Ilustración de tapa: LUIS ALBERTO BOH







Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada




Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos

 

 

Portal Guarani © 2024
Todos los derechos reservados, Asunción - Paraguay
Desarollador Ing. Gustavo Lezcano, Contenidos Lic.Rosanna López Vera

Logros y Reconocimientos del Portal
- Declarado de Interés Cultural Nacional
- Declarado de Interés Cultural Municipal
- Doble Ganador del WSA