PortalGuarani.com
Inicio El Portal El Paraguay Contactos Seguinos: Facebook - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani
JOSÉ ANTONIO MONNIN

  TU POEMA ENTRE LAS SOMBRAS - Poesías de JOSÉ MONNIN


TU POEMA ENTRE LAS SOMBRAS - Poesías de JOSÉ MONNIN

TU POEMA ENTRE LAS SOMBRAS

Poesías de JOSÉ MONNIN

 

PRÓLOGO

 

José Monnin nos entrega este poemario que constituye un testimonio de su vida interior, exuberante y llena de matices, entre los que cabe mencionar, su deseo de perfección en la relación amorosa, la pertenencia y la añoranza por la ausencia del ser amado; el silencio y la espera; siempre la espera… 

El amor y el desamor, la pasión y la calma silenciosa, la nostalgia y la amargura, la tristeza y la melancolía, la ternura el cariño están presentes en estas páginas. La imagen femenina tiene fuego en el cuerpo y se desplaza; es la musa de los vientos, la melancolía del pasado, la tristeza del presente, el recuerdo de una dicha perdida.

Despojado de tapices y circunloquios innecesarios, describe emociones de forma directa, pero elegante. Muestra un abanico de sentimientos, claramente expuestos, acentuados por un toque poético claro, digno e inspirado.

José Monnin es un poeta de gran sensibilidad que hará resucitar en nosotros emociones pasadas, evocar amores perdidos y nos impulsará hacia nuevas vivencias plenas de gozo.

    Belgeuse Grupo Editorial

            Información

           Javier García

C/ Alberto Aguilera, 35-2º Centro

     28015 Madrid (Spain) 

Tel: 34 915489353

 

 

POETA

 

 

Poeta el mundo se acaba,

el mundo envejece, dejando afuera

a todos los que sueñan.

Poeta: ¿Por qué duermes?

¡Levántate que el mundo es tuyo!

Tu nobleza, tu pureza,

tu esperanza, tus dolores,

tus gemidos, tus ilusiones,

son como los habitantes de este

planeta.

Poeta que nace.

Poeta que muere.

Poeta sin ver aun el fruto de tus

versos, ¡te duermes!

Y, el viento lleva tu canto,

a los quebrantados,

a aquellos que naufragaron por

los mares, anhelando calmar sus

dolores…

 

Mis versos, son consuelo para tu

Corazón, ¿a dónde vas?

¿Dónde despides a los tuyos?

¡Poeta el mundo de ti depende!

No calles lo que sientes,

a los ancianos que fueron actores,

tapando sus verdades tras las cámaras,

jóvenes que aman lo que amo,

los poemas de amores,

niños que nacen, esperemos que el

futuro hable de ustedes y no de

nosotros nuevamente, que quedamos

en el pasado pero no en olvido.

Poeta: ¿Qué tienes?

Si lloras para regar la tierra,

¡tus lágrimas son aceptables!

¡Un árbol por tus lágrimas!

¡Un poema para ella!

¡Un beso a tu madre!

¡Un abrazo a tu padre!

¡Canta el himno de tu patria!

Poeta que llevas frutos,

Traedme a mí también un mordisco

Y descubramos lo que el mundo

Guarda.

Poeta no por decisión.

Poeta de nacimiento para un

mundo despierto.

 

 

AMOR ALTERNADO

 

El firmamento cabalga,

a un abismo de nubes blancas,

tras un planeta dónde todo

termina y todo empieza;

en una palabra de ruinas rotas,

creció con fuego aquel

corazón enamorado, sediento

de tu amor, pero más de tu

miel, tras tus dientes de

abejas celosas por mi piel,

en un soplo corriste

desventurada, ¡Oh, si!

Mi amada, en tus pechos

lloran aquellas lágrimas

olvidadas por los días alegres

que olvidó secar sus tristezas

más que un rayo del sol,

gritando cae aquella hoja

desechada por el viento;

vive una luna desorientada,

muere un cantor de pajarillos

enamorados tras un nido

desalojado por la muerte,

dónde el firmamento calla

como testigo de un corazón

partido, vio caer de los más

alto del abismo…

 

Si un beso tuyo fuera premio,

ni el más santo podría luchar

conmigo, porque tu boca

entera sería mío.

Amor alternado, camino

secos de pies descalzos,

dejan rastros de sangre de

un amor alocado, bajo las

nubes de lluvias tristes, que

marchó tras aquel retrato de

sonrisas detenidas por

siempre, mientras el

firmamento cabalga a una

angustiosa eternidad sin

tu calor.

 

 

EGOÍSMOS ALEGRES

 

La naturaleza grita suavemente,

en los oídos de egoísmos alegres,

por sentir tu aroma subir por el

viento.

¡Creí que todo se volvería a mi!

Al ver mi tristeza sin fin,

pero aun la desfallecida

habitación, el mundo seguía

girando sin razón, sin saber que

bajo el techo, moría yo.

Aun cuando más grande resultó

mis sentimientos, ni siquiera el

sol se de tuvo a pensar,

¿por qué muero yo?

Las noches, las estrellas,

las pisadas de hombres

soñadores, que despiertan en

seguir soñando nuevamente, ni

aun así se preguntaron,

¿por qué un raudal de llanto?

Saliendo de mi alma, creí que

todo terminaría, pero me di

cuenta que el amor en mi se

consumía…

 

Truenos de alocadas nubes,

provocando la sombrilla de

sonidos tristes, llorando en

pañuelos viejos, erizando mi

cama por volver a vivir en tus

cabellos, que mataban la agonía

de oscuros días; creí

nuevamente que todo se

volverían a mi, al ver que sufro

por ti, al ver las gotas de sangre

y huesos secos que llaman

solamente por ti, el mundo gira

igual, y lo seguirá haciendo, ni

siquiera es capaz de preguntarme

¿por qué vivo sufriendo?.  

 

 

INDEBIDAMENTE

 

Indebidamente,

rompieron todos los ejes

del universo, desmoronando

aquella montaña de visitantes

soñolientos, cuando una gota

de hielo cayo a mi pecho,

temblando mi cuerpo,

lanzando un suspiro,

derrumbando las aves del

cielo…

 

Rosas negras, espinas rojas,

tallos tristes de besos lejanos,

llevaba en mi mano rosas a

tu jardín oscuro, de sombras

danzando a media noche.

Indebidamente,

quebraste mi yugo,

marchitándose aquella voz

de susurro a mi corazón,

por un instante callé la

felicidad, porque era absurdo

mirar más allá…

 

Rayos entre las nubes,

buscan oscuridad, de

aquel planeta radiante que

su luz ni supo brillar;

cayo a mi suelo esa estrella

fugaz, cansada de pasar y

pasar, en letras insignificantes

me dijo: ¿Cuál es tu deseo?

Indebidamente,

la piel escribió con mis

venas, aquella ilusión de

deseo inalcanzable y sueños

de humos, borrada por el

suspiro nostálgico de la

esperanza desmoronada en

aquella calle, dónde ella

regaba su jardín de aromas

ricuentes, calladas en mi

pulmón, donde respiro

fragancia de mi sangre que

no te supo llamar…

 

  Sueños de humos.

  Indebidamente, soñaron felicidad,

  rosas rojas.

  Indebidamente plantadas para

  luego olvidar,

  aquella lluvia de matorral,

  hicieron de mi cuerpo una tumba

  de amor y rosas negras que la luz

           no supo disipar

           

 

TIEMPO CUAJADO

 

Entre telas, formada en sillón,

el polvo trasnochó la amargura

que jamás se oyó, mientras

afuera llueve sin razón, tus

pies buscan el pecho que tengo

yo, heridas rotas, tiempo

cuajado en un vaso de aromas

soñolientos bajo el techo que

se olvidó mojar mis esperanzas

de nubes equivocadas, ni aun

así, era escatimada aquel

laberinto de archivos y

memorias tristes que son

alimentos para el moho verdor,

burlándose entre los archivos

de polillas soberbias

pisoteando mi fe.

¡Y, todo mi amor…!

 

El olor a mudo viejo, que no

aprendió a deletrear, el afán de

tus besos secos, como sello

registrado para mi tiempo

cuajado. ¿Qué digo?

¿Por qué lo digo?

Si soy un vaso roto, sin valor

para tus ojos; sangre hirviendo

techos de arenas perdidas

entre las arenas de aquel hogar

subterráneo de gusanos,

bailando por mis llantos, como

si fuera una canción de amor

para sus pies sin botas que no

van a mi compás; ni aun así

será imprescindible las letras

de húmedas esperanzas, de

que más tarde, tal vez, pueda

ya desaparecer, cuando vengas

a este atardecer, dónde el

tiempo se cuajó por verte

desparecer; no abras entonces

las memorias de mi ser. 

 

    

ROCA DE SUEÑOS

 

Sentado estuve, sobre esta

roca de sueños, ahí permanecí

diez mil lunas.

El barco con sus redes buscando

peces de colores, el viento un

poco fuerte rompían los hilos de

madera tallada en un te quiero,

¡crecían los ríos!

¡Bajaban las noches a tomar gotas

de rocíos en la taza de un

corazón perdido!

¡Los lagares de tus labios

entristecidos gritaban en la

ausencia de tus besos

desaparecidos…!

 

El sur traía aquella palabra,

que cayo del arpa sin cuerda,

entretejiendo sueños y esperanzas,

¡calle por un momento!

Cuando la niebla cegó mi

entendimiento,

¡calle por un momento!

Cuando caían las lluvias de

sangre sobre mi pecho,

¡el sabor amargo!

¡La canción desesperada!

El duelo de mano a mano,

sin decirte un te amo…

 

Sentado estuve, sobre esta

roca de sueños, las flores

conocían mi tormento,

el sol mi calor.

¡Mientras las hormigas llevaban

en partes mi corazón!

La roca de sueños permanecía,

¡mi cuerpo se iba!

Lentamente caía a la fosa de

sombras tenebrosas,

¡mis esperanzas veían que tu

sonrisa cubrían las diez mil

luna!

En un instante dejó de ser un

sueño, porque en el sueño

estaba yo.

 

 

Correo: Johsmonnin@gmail.com

para cualquier cosa o sugerencia.

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)






Bibliotecas Virtuales donde se incluyó el Documento:
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PA



Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada




Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos

 

 

Portal Guarani © 2024
Todos los derechos reservados, Asunción - Paraguay
CEO Eduardo Pratt, Desarollador Ing. Gustavo Lezcano, Contenidos Lic.Rosanna López Vera

Logros y Reconocimientos del Portal
- Declarado de Interés Cultural Nacional
- Declarado de Interés Cultural Municipal
- Doble Ganador del WSA