PortalGuarani.com
Inicio El Portal El Paraguay Contáctos Seguinos: Facebook - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani
Joel Filártiga (+)
  RECUERDO DE LA NIÑEZ DE JOELITO, YBYCUI - Ilustración de JOEL FILÁRTIGA


RECUERDO DE LA NIÑEZ DE JOELITO, YBYCUI - Ilustración de JOEL FILÁRTIGA

RECUERDO DE LA NIÑEZ DE JOELITO, YBYCUI

Ilustración de JOEL FILÁRTIGA



La tristeza de la Abuela


Serie Homenaje a la Victoria de Playa Girón 02


Serie Homenaje a la Victoria de Playa Girón 03


Serie la Soja Mata - Homenaje a Silvino Talavera


Serie la Soja Mata - Homenaje al último árbol




Homenaje a los conco antiterroristas Cubanos - LIBERTAD!!!



 
JOEL FILÁRTIGA - CENTRO CULTURAL MANZANA DE LA RIVERA, 2014
 
 
 
 
 
SERIE DE ILUSTRACIONES DEL DOCTOR JOEL FILÁRTIGA
 
 
 
 

DESDE LA INDEPENDENCIA, EL ALZAMIENTO CONTRA

LA OPRESIÓN ES UNA CONSTANTE EN LA HISTORIA PARAGUAYA.

 
 
 
 
Obra: LA AGONÍA DEL TIRANO.
 
Dibujo de JOEL FILÁRTIGA
 
CASO 2158
 
"Joelito Filártiga, de 17 años de edad, fue secuestrado el 29 de marzo de 1976 de su casa en Asunción. Cuatro horas más tarde apareció su cadáver, brutalmente torturado".
 
"Su padre expuso el cuerpo de su hijo para que todas las personas que fuesen a ofrecer sus condolencias pudiesen ver las heridas de las torturas. (En manos de la CIDH obran varias fotografías del cuerpo de Joelito Filártiga, en las cuales se notan huellas de maltrato físico)".
 
"Se señala al oficial de la policía Américo Peña como el organizador del secuestro y responsable de las torturas".
 
"Con referencia al presente caso, el Gobierno del Paraguay manifestó lo siguiente en sus observaciones del 17 de agosto de 1977".
 
"Joel Filártiga, asesinado en un episodio sentimental por el esposo de una mujer infiel descubierta en flagrante delito de adulterio con el finado. El homicida, Duarte Arredondo, ha confesado en el proceso judicial que se ventila en los Tribunales Ordinarios, su culpabilidad. Todos los antecedentes de este caso son de público conocimiento y el proceso es seguido a través de los periódicos por la ciudadanía, en razón de la lógica atracción que este tipo de cosas representa para el gran público. Es absolutamente falso que la Policía haya participado en este crimen, cuyo esclarecimiento por otra parte, se halla a cargo de los jueces del Poder Judicial".
 
Tal el resumen del informe del año 1977 emitido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos, respecto del asesinato del joven Filártiga. El caso 2158 había tomado notoriedad no solamente por la crueldad con que habían procedido los directamente responsables varios profesionales en el ramo del tormento a presos políticos. También por el encubrimiento con que las autoridades del régimen militar paraguayo trataron de lavarse las manos, haciéndolo aparecer como un vulgar suceso pasional. El trasfondo se enmarcaba en la campaña de represión salvaje que permitía a Stroessner continuar mandando sobre una aterrorizada población.
 
Joelito fue otra más entre las tantas víctimas de la tristemente famosa policía política de Stroessner. Hijo de Joel Filártiga y Nidia Speratti, él fue uno de los integrantes de la resistencia paraguaya. Este es un dato poco conocido y nunca hasta ahora registrado por escrito. De hecho, no fue mencionado en ninguno de los partes policiales y tampoco en la querella presentada por sus padres ante los tribunales de Paraguay o en la demanda en EE.UU.
 
Es que muchas verdades fueron calladas durante esa prolongada como tenebrosa noche que fue el régimen militar paraguayo, uno de los más sanguinarios y probablemente el más corrupto en toda la historia del continente. En ese ambiente de terror y degradación que fue marca institucional del stronismo, cientos de miles de ciudadanos fueron obligados a un injusto exilio. Ellos se dispersaron por los países vecinos, principalmente Argentina. Un número indeterminado -entre 1.000 y 1.200- fue masacrado o desapareció y los prontuarios sobre ellos fueron en su mayoría destruidos o adulterados groseramente. "Pasó por Moscú y su paradero actual se desconoce", "viajó a La Habana", o "su último domicilio conocido es en Buenos Aires", rezaban los legajos remitidos desde Asunción a requerimiento de organizaciones internacionales de derechos humanos. La lista completa de los desaparecidos no podrá reconstruirse jamás debido al cerrado secreto que rodeó los operativos 'anti-subversivos' que fueron realizados a lo largo de los 34 años de guerra sucia que el régimen militar desató en Paraguay -contra grupos y comunidades enteras básicamente indefensos. Algunas fosas comunes y restos NN han sido descubiertos en los departamentos Central, Cordillera y Caaguazú. El manto de silencio impuesto por la resignación y el conformismo hicieron el resto: solamente los muy persistentes buscaron justicia después que sus seres queridos hubieran sido muertos. A esos que hicieron denuncias para pedir justicia la prensa oficialista les calificó de traidores, legionarios y vendepatria.
 
La juventud tuvo un papel destacado en proseguir la lucha, dentro y fuera del país, organizándose precariamente alrededor de los partidos de oposición, el sindicalismo independiente, las universidades o bajo los resquicios abiertos por la Iglesia Católica. Desigual, peligrosa y con más entusiasmo que planificación, esa lucha no tuvo tregua ni ley. Entre las bajas se cuentan miembros de todos los estratos y condición económica o social, principalmente jóvenes cuyo 'delito' había sido expresar su disconformidad con el estado de cosas impuesto por la camarilla corrupta que a sangre y fuego se consolidó en el poder.
 
Joelito era un muchacho joven, lleno de vida, cuando se lo asesinó. El crimen fue obra de uno de los comandos de la muerte salidos del Cuartel Central de la Policía de la Capital, cuyo Departamento de Investigaciones coordinaba el tema secuestro-tortura-asesinato de opositores y disidentes. Esos comandos actuaban en colaboración con las comisarías policiales ubicadas en las distintas zonas y barrios periféricos, y cumplían su trabajo preferentemente al amparo de la noche.
 
En la Comisaría Primera del barrio Sajonia el principal era el comisario Domingo Galeano. Fue él quien firmó el parte policial con los detalles fraguados del crimen, atribuyendo la autoría del mismo a Hugo Duarte Arredondo, en realidad un chivo expiatorio. (A cambio de su colaboración, declarándose culpable como le instruyó la policía, Duarte Arredondo fue a parar a la cárcel y allá quedó por varios años). El certificado médico del occiso fue firmado por el Dr. Oscar Gómez, director del Policlínico Policial. El magistrado que intervino para el levantamiento del cadáver fue Diógenes Martínez (nombrado años después Fiscal General del Estado). El médico forense que dictaminó sobre la causa de la muerte fue el Dr. Arnulfo René Molina. Una artera conspiración policial-judicial se montó para encubrir a los verdaderos autores del homicidio y bajo instrucciones de quién o quiénes actuaron.
 
Joelito fue integrante de la Organización 1°- de Marzo (OPM), grupo insurreccional que por entonces todavía se hallaba en la fase de formación de cuadros. A decir de Constantino Coronel, uno de los líderes de OPM y de las Ligas Agrarias Cristianas, Joelito fue "el primer mártir de OPM". Esto es cierto. Sin embargo, la policía no estaba en condiciones de saber que Joelito perteneciera a OPM, sin siquiera tener conocimiento de que existiera un grupo organizado de insurrectos en el país. El asesinato de Joelito ocurrió el 30 de marzo de 1976, pero el que por primera vez confesó sobre OPM, Carlos Guillermo Brañas, recién fue detenido el 3 de abril de aquel año. Sobre esto se volverá al final del capítulo 4.
 
El verdadero motivo por el que la policía secuestró y torturó a Joelito hasta la muerte fue para saber acerca de las actividades de su padre, el Dr. Joel Filártiga. Este se había granjeado la ira del régimen por sus constantes denuncias, su activismo político y la labor desarrollada en el medio rural como médico que atendía a todo aquél que solicitara su servicio, tuviese dinero para pagar o no. Eso era más que suficiente para ser calificado de comunista. Y para recibir el trato correspondiente.


 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)


 


Fuente: EL CASO FILARTIGA © ANIBAL MIRANDA / ANALY FILÁRTIGA 1992

Portada: JOEL H. FILÁRTIGA Impresión: Editora Litocolor,

Asunción-Paraguay, 1992 (105 páginas)



 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

Como se vería esta obra en tu Sala?

Selecciona un color de la pared:

RECUERDO DE LA NIÑEZ DE JOELITO, YBYCUI - Ilustración de JOEL FILÁRTIGA







Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada




Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos

 

 

Portal Guarani © 2024
Todos los derechos reservados, Asunción - Paraguay
CEO Eduardo Pratt, Desarollador Ing. Gustavo Lezcano, Contenidos Lic.Rosanna López Vera

Logros y Reconocimientos del Portal
- Declarado de Interés Cultural Nacional
- Declarado de Interés Cultural Municipal
- Doble Ganador del WSA