PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
YULA RIQUELME DE MOLINAS


  LOS MORADORES DEL VÓRTICE, 1976 - Poesías de YULA RIQUELME DE MOLINAS


LOS MORADORES DEL VÓRTICE, 1976 - Poesías de YULA RIQUELME DE MOLINAS

LOS MORADORES DEL VÓRTICE

Poesías de YULA RIQUELME DE MOLINAS

Edición digital: Alicante :

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2001

N. sobre edición original: 

Edición digital basada en la de Asunción (Paraguay), [s.n.]

(Impreso en Artes Gráficas Zamphirópolos), 1976.

 

 

La autora de este poemario se interna con decisión en un mundo donde la primacía de Lucifer y de los siete pecados capitales da la tónica. Con imágenes descarnadas y de fácil accesibilidad pinta los diversos vicios que aprisionan al hombre dentro de una red hecha con hilos fortísimos, pero no indestructibles. Así surgen el egoísta, el soberbio, el borracho, el hipócrita y toda la serie de especímenes del pecado en sí, que aparece como el gran triunfador en un espacio-tiempo indeterminado, pero que es síntesis de esta Tierra y de todos los siglos.

Pero, si los primeros veintitrés poemas, de los veintiséis que integran el poemario, son la descripción del mal que hace presa de los hombres, los tres últimos cantan a la esperanza de la salvación a través del arrepentimiento y la expiación. Es entonces cuando, sin decirlo, la poetisa presenta las tres virtudes teologales como la gran tabla de salvación contra el pecado. La Fe, la Esperanza y la Caridad, encerradas en un solo concepto se constituyen en un arma con la cual habrá de lucharse contra el predominio de Lucifer y del pecado. Tal, el mensaje.

Cada uno de los poemas de Yula Riquelme de Molinas representan un grito de indignación contra una época que se caracteriza por la paulatina pérdida de los valores morales. Contra esa situación levanta su voz la artista y hace un llamado de atención para reaccionar y volver a las pautas de la ética y la virtud. Tal, a nuestro entender, uno de los valores fundamentales del libro.

José-Luis Appleyard

Noviembre de 1975





 

 

 

 

A los moradores del vórtice,

   
 

para la paz, por amor, con esperanza.

   
 

 

 

 

 

 

 

UN DEPRAVADOR AL ACECHO.

   
 

LA DESCOMPOSICIÓN DEL HOMBRE.

   
 

VEINTE SERES CAUTIVOS.

   
 

GIRANDO EN EL VÓRTICE.

   
 

ENTRE SOMBRAS.

   
 

INCERTIDUMBRE O LIBERTAD.

   
 

LAS PUERTAS DE LA LUZ.

   
 

 

 

 

 

 

 

Súbito, ¿dónde?, un pájaro sin lira,

   
 

sin rama, sin atril, clama, delira.

   
 

Flota en la cima de su fiebre aguda

   
 

esa charla de Dios, libre y desnuda.

   
 

 

 

 

 

Revelación

Gerardo Diego

               






Enlace al ÍNDICE del poemario LOS MORADORES DEL VÓRTICE en la BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES

* Lucifer / Hombre / Egoísta / Soberbio / Borracho / Vanidosa / Avaro / Ladrón / Sádico / Ambicioso / Voluptuosa / Suicida / Envidioso / Jugador / Asesino / Ateo / Infiel / Tirano / Irascible / Calumniadora / Pecador / Umbral / Expiación / Contrición

 

 

 

LUCIFER

 

 

Incorruptible por el tiempo,

   
 

te sostienes

   
 

gravitando entre la tierra

   
 

y tus dominios.

   
 

Designado por tu eterna

 

 
 

rebeldía

   
 

como autócrata soberbio

   
 

de maldad.

   
 

 

 

Eres magno en tu falange

   
 

depravada.

 

 
 

Libertador augusto de todos

   
 

los pecados,

   
 

que en agresión infame

   
 

levantaste;

   
 

para abolir la paz

 

 
 

con tu victoria.

   
 

 

 

Los guerreros, que en lid

   
 

abominable

   
 

desparramas como prueba

   
 

de tu imperio;

 

 
 

se perfilan cautivantes

   
 

en su aspecto,

   
 

adornando con brillo

   
 

sus excesos.

   
 

 

 

En jauría cruel

 

 
 

y sanguinaria,

   
 

tus soldados invaden

   
 

las virtudes

   
 

y amenazan con la ruina

   
 

del fortín,

 

 
 

que se aplaste bajo el yugo

   
 

destructivo.

   
 

 

 

Es tu espada la bella

   
 

tentación,

   
 

que se eleva ultrajante

 

 
 

y vencedora;

   
 

donde el cuerpo, perdido

   
 

en seducciones

   
 

languidece en continua

   
 

decadencia.

 

 
 
 



 

 

 

HOMBRE

 

 

Se desgarran espíritu

   
 

y materia

   
 

con ardiente pujanza

   
 

en tu interior.

   
 

Se aniquilan tus fuerzas

 

 
 

en la lucha,

   
 

y manchado el estandarte

   
 

se destroza

   
 

arrastrando tu honor

   
 

en su caída.

 

 
 

 

 

No haces caso del llanto

   
 

incontenible

   
 

que de pronto te muerde

   
 

la garganta:

   
 

es el grito acongojado

 

 
 

de tu alma,

   
 

que protesta fieramente

   
 

porque espera

   
 

de tu cuerpo piadosa

   
 

redención.

 

 
 

 

 

Sólo ahogas el sollozo,

   
 

y displicente

   
 

al clamor, lo escuchas

   
 

con sarcasmo.

   
 

Insensible a su plegaria,

 

 
 

escapas

   
 

dejándola humillarse

   
 

escarnecida,

   
 

con tu fuga hacia el placer

   
 

que te domina.

 

 
 

 

 

Es en esta victoria fatal

   
 

de los pecados,

   
 

donde sufren su derrota

   
 

las virtudes,

   
 

que bañadas con la sangre

 

 
 

del martirio,

   
 

sobre el campo agonizan

   
 

de impotencia;

   
 

porque fue tu voluntad

   
 

ser prisionero.

 

 
 
 



 

 

 

EGOÍSTA

 

 

Espectador en tu balcón

   
 

juzgabas:

   
 

cual si fueran los hombres

   
 

marionetas,

   
 

que sin alma bailaban

 

 
 

para ti.

   
 

 

 

Impávido al dolor:

   
 

tú, ¡sonreías!

   
 

y en escena, disputaban

   
 

los muñecos

 

 
 

por el mísero derecho

   
 

de existir.

   
 

 

 

Cada lucha cotidiana

   
 

despreciabas,

   
 

y en tu alma de ególatra

 

 
 

cabían:

   
 

solamente las ansias

   
 

de tu ser.

   
 

 

 

Satisfecho en tu sitial

   
 

gozabas.

 

 
 

¡Pobres necios fantoches!

   
 

te decías

   
 

con tu absurda manera

   
 

de pensar.

   
 

 

 

Invulnerable y fuerte

 

 
 

te creías.

   
 

Solitario entre la gente

   
 

disfrutabas:

   
 

convencido de ser único

   
 

en el mundo.

 

 
 

 

 

Obsesionado con tu idea

   
 

no esperabas,

   
 

que los años pasaran

   
 

sobre ti.

   
 

Cuando incrédulo sentiste

 

 
 

acongojado,

   
 

que en medio de la vida:

   
 

¡te morías!

   
 
 



 

 

 

SOBERBIO

 

 

Con gesto de suficiencia:

   
 

te catalogas magnífico,

   
 

y te cubres de esplendor

   
 

con tus propias alabanzas.

   
 

 

 

Arrogante y despectivo,

 

 
 

con magistral ufanía:

   
 

haces gala de erudito

   
 

para humillar al inhábil.

   
 

 

 

Sin compasión del vencido:

   
 

te conceptúas valiente,

 

 
 

y proclamas energía

   
 

relatando tus hazañas.

   
 

 

 

En cambio si de linajes,

   
 

es el tema conversado:

   
 

altivo sacas a cuenta

 

 
 

toda tu alcurnia de raza.

   
 

 

 

Al encontrar un enfermo

   
 

afligido por sus males:

   
 

no te alcanzan los elogios

   
 

para exaltar tu salud.

 

 
 

 

 

Con alardes ante el pobre:

   
 

te jactas de tus riquezas,

   
 

y en derroche sin igual

   
 

le demuestras opulencia.

   
 

 

 

Luces tu orgullo de casta,

 

 
 

te galardonas doctor,

   
 

y eres rico, fuerte y sano;

   
 

pero...

   
 

¿tienes alguien que te quiera?

   
 

De eso no te vanaglories;

 

 
 

pues...

   
 

tan vacía de cariños

   
 

corre la vida ostentosa,

   
 

que en tus blasones no alumbra

   
 

la estrella de los amores,

 

 
 

porque olvidaste la regla

   
 

que dice en justas palabras:

   
 

«Te amarás como a tu prójimo».

   
 
 



 

 

 

BORRACHO

 

 

Era el caos total

   
 

de tu juicio,

   
 

que asomando al extremo

   
 

del peligro,

   
 

embotado ya el buen

 

 
 

discernimiento;

   
 

te dispuso excesivo

   
 

a la bebida.

   
 

 

 

Por el borde, en su declive

   
 

andaban

 

 
 

ya brumoso el sentido

   
 

y la memoria.

   
 

Embriagado perdiste

   
 

el equilibrio;

   
 

cuando el vicio traspasó

 

 
 

la costa.

   
 

 

 

Atrapado en un mar

   
 

alucinante,

   
 

de reflejos fantásticos

   
 

y horribles,

 

 
 

las aguas se te viran

   
 

tormentosas;

   
 

y fluctúas zozobrando

   
 

en la vorágine.

   
 

 

 

En el vértigo confuso

 

 
 

y espiral,

   
 

vacilando entre giros:

   
 

¡ya te hundes!

   
 

con premura irremediable,

   
 

sin sosiego,

 

 
 

hasta el límite sutil

   
 

de tu razón.

   
 

 

 

Entre círculos morados

   
 

y espectrales,

   
 

monstruosas figuras

 

 
 

te acorralan.

   
 

Convulsivo sucumbes

   
 

al naufragio,

   
 

y temblando en un delirio

   
 

pavoroso;

 

 
 

te sumerges fatídico

   
 

en la nada.

   
 
 

 

 

VANIDOSA

 

 

Sofisticada y lujosa,

   
 

¡rutilante entre tus joyas!

   
 

te contemplas al espejo

   
 

y resplandeces de orgullo;

   
 

porque en tu sola hermosura

 

 
 

experimentas placer.

   
 

 

 

Frívola y arrogante:

   
 

artificiosa sonríes,

   
 

y deslumbras a los hombres

   
 

con tus oropeles falsos,

 

 
 

pretendiendo a las amigas

   
 

humillar con el triunfo.

   
 

 

 

Suntuosa y altanera,

   
 

recubierta de soberbia,

   
 

tu corazón no se arroba

 

 
 

ni la emoción te conmueve;

   
 

pero palpitan tus pulsos

   
 

cuando admiran tu belleza.

   
 

 

 

Superficial y coqueta,

   
 

con febril embeleso

 

 
 

cultivas tu apariencia

   
 

para darte esplendor,

   
 

y consecuente declina

   
 

la luz de tu intelecto.

   
 

 

 

Refulgente y pagana

 

 
 

cual diosa de alabastro,

   
 

tus brillantes lograron

   
 

que eclipsaras al sol,

   
 

pero dentro...

   
 

¿qué llevas?

 

 
 

Si es fútil la blancura,

   
 

y el candor de tu alma

   
 

se perdió entre las sombras

   
 

que pueblan tu interior.

   
 
 



 

 

 

AVARO

 

 

En sórdida codicia

   
 

acumulas el dinero,

   
 

violando tu auténtico

   
 

derecho de emplearlo.

   
 

 

 

Con el ropaje comido

 

 
 

por los años que pasan,

   
 

el semblante enfermizo

   
 

y las manos vacías,

   
 

circulas arrastrando

   
 

ese ruin esqueleto;

 

 
 

que pregona sin voces

   
 

tu mundo de miserias.

   
 

 

 

¿Dónde están los caudales

   
 

que niegan tu pobreza?

   
 

¿Dónde el arca escondida

 

 
 

que atesora la fortuna?

   
 

 

 

Tu figura se achica

   
 

en asedio del alma,

   
 

y escalan tus ingresos

   
 

cercando la ciudadela.

 

 
 

El placer que percibes

   
 

con la suma de tus ahorros,

   
 

te ha bloqueado el camino

   
 

que habilita al sentimiento.

   
 

 

 

¿Qué, del dolor que no calmas,

 

 
 

la caridad nunca hecha,

   
 

los bienes no compartidos,

   
 

el corazón siempre hermético?

   
 

 

 

Pero... el tiempo se gasta,

   
 

los días no se escatiman,

 

 
 

caen unos sobre otros

   
 

con precisión segura.

   
 

El reloj no se mengua,

   
 

y va marcando tu ruta

   
 

hacia la hora final

 

 
 

que ha de llegar implacable.

   
 

 

 

¿Qué, esa vida mezquina

   
 

te ofrendará cuando mueras?

   
 
 



 

 

HIPÓCRITA

 

 

Refulgente la mirada,

   
 

el corazón en tinieblas,

   
 

llevas por fuera belleza

   
 

por dentro crías la mugre.

   
 

 

 

Cínico y cauteloso

   
 

cazador de purezas,

   
 

furtivo sales al valle

   
 

y plantas tu cimbra falsaria;

   
 

que en seductora trampa

 

 
 

tiendes agazapada,

   
 

hacia la presa inocente

   
 

que domina tus deseos.

   
 

 

 

¡Cómo engaña tu rostro

   
 

de límpida expresión;

   
 

mientras cautivan tus zarpas

   
 

de felino traicionero!

   
 

 

 

Subyugada la víctima

   
 

que sucumbe al hechizo:

   
 

es una paloma blanca

   
 

tiritando entre tus garras.

   
 

 

 

 
 

 

 

Cuando termines en ella,

   
 

de beber la tersura;

   
 

sufriendo tu desprecio

   
 

la dejarás marcada.

   
 

 

 

Se deshonra a tu paso:

   
 

¡cuánto pudor sin mancilla!

   
 

Degeneran tus manos:

   
 

¡tanta virtud candorosa!

   
 

Porque astuto y solapado,

 

 
 

tras tu aspecto encantador;

   
 

imprimes el estigma

   
 

con mácula indeleble.

   
 
 



 

 

 

LUJURIOSO

 

 

Pervertido por innúmeras

   
 

licencias,

   
 

serpenteas los placeres

   
 

de la carne,

   
 

agotando en las juergas

 

 
 

mundanales

   
 

tu energía ya débil

   
 

y enfermiza.

   
 

 

 

En tu rostro, gastado

   
 

y macilento,

   
 

que es reflejo del alma

   
 

consumida,

   
 

reverberan los vicios

 

 
 

libertinos

   
 

forjadores de tu cínica

   
 

figura.

   
 

 

 

Te define esa imagen

   
 

vergonzosa,

   
 

de mirada indolente

   
 

y sensual;

   
 

donde el signo del ocio,

 

 
 

se dibuja

   
 

expresivo en tu efigie

   
 

soñolienta.

   
 

 

 

Cada orgía de tus noches

   
 

andariegas,

   
 

va gravando en el rictus

   
 

de tu boca

   
 

una insípida sonrisa

   
 

de lascivia;

   
 

que te vuelve repugnante

   
 

y... ¡vil!

   
 

 

 

Corroboran el retrato

   
 

despreciable,

   
 

los escombros de tu cuerpo

   
 

descarriado

   
 

en los giros de una senda

 

 
 

tortuosa;

   
 

que ha sellado tu persona

   
 

con la ruina.

   
 
 



 

 

 

LADRÓN

 

 

Adormecía tu cuerpo

   
 

la pereza,

   
 

porque el vigor ausente

   
 

se encontraba

   
 

sufriendo tu rechazo

 

 
 

...¡lejos!

   
 

 

 

Desdeñado entonces

   
 

el trabajo,

   
 

ahuyentabas sin afán

   
 

tu dignidad;

 

 
 

disfrutando de un reposo

   
 

decadente.

   
 

 

 

Pero el hambre, severa

   
 

no perdona,

   
 

y en su apuro te apretó

 

 
 

el estómago,

   
 

clamando su alimento

   
 

...¡ya!

   
 

 

 

Ocioso buscabas

   
 

¡sin esfuerzos!

 

 
 

el modo más sencillo

   
 

de vivir:

   
 

y te llenaste la boca

   
 

con lo ajeno.

   
 

 

 

Robándote el sustento

 

 
 

¡declinabas!

   
 

satisfecho de enrollar

   
 

tu desenlace

   
 

en las pérfidas volutas

   
 

del oprobio.

 

 
 

 

 

Desde allí... ya nada

   
 

pudo atarte.

   
 

Se soltaron las débiles

   
 

hilachas

   
 

que ligaban la honra

 

 
 

con tu nombre:

   
 

y giraste... revolcado

   
 

en el delito.

   
 
 


 

 

SÁDICO

 

 

En su esencia, los placeres

   
 

agotaste.

   
 

Saturado de lujuria

   
 

te sentías.

   
 

Insensible ya tu carne

 

 
 

no encontraba,

   
 

alimento que la hiciera

   
 

estremecer.

   
 

 

 

Y buscaste... voraz

   
 

y enloquecido:

 

 
 

una fuente de intrépidos

   
 

manjares,

   
 

que servida con nuevas

   
 

sensaciones;

   
 

satisfaga tu exceso

 

 
 

de apetitos.

   
 

 

 

Obsesionado con tu afán

   
 

vivías

   
 

cuando el anhelo se volvió

   
 

cruel;

 

 
 

y atrapando una cándida

   
 

inocencia:

   
 

disfrutaste excitado

   
 

al torturarla.

   
 

 

 

Conmoviose tu cuerpo

 

 
 

satisfecho.

   
 

En tu sangre el delirio

   
 

se exaltó;

   
 

porque enfermo de pasión,

   
 

lograste

 

 
 

infundir con tu barbarie

   
 

el sufrimiento.

   
 
   
   

 

 

Ese infame deseo

   
 

mal habido,

   
 

insaciable en su empeño

 

 
 

conseguía:

   
 

producir los diabólicos

   
 

tormentos,

   
 

que con furia salvaje

   
 

asimilabas.

 

 
 

 

 

Si la herida del hombre

   
 

es tu deleite,

   
 

y cual fiera cebada,

   
 

te sustentas

   
 

del dolor que infliges

 

 
 

alevoso;

   
 

no es tu género, la especie

   
 

del humano,

   
 

porque eres sinónimo

   
 

de bestia.

 

 
 
 

 

 

 

AMBICIOSO

 

 

Apasionado, buscabas

   
 

adornarte

   
 

con la gloria que visten

   
 

los triunfos.

   
 

Invertida tu estructura,

 

 
 

te impulsó

   
 

a luchar con astucia

   
 

por el éxito.

   
 

 

 

Despreciando los códigos

   
 

humanos,

 

 
 

agresivo aplastaste

   
 

al que buscaba

   
 

dignamente el sitial

   
 

bien encumbrado;

   
 

que exigía con imperio

 

 
 

tu codicia.

   
 

 

 

Desmedidas tus ansias,

   
 

te acosaban

   
 

a lidiar con frenética

   
 

porfía.

 

 
 

Sordamente anulaste

   
 

a tu rival,

   
 

rechazando que alguien

   
 

te haga sombra.

   
 

 

 

Traicionero como el ave

 

 
 

de rapiña:

   
 

acechabas a tu presa

   
 

con sigilo.

   
 

Y caíste preciso

   
 

y oportuno

 

 
 

para darte voraz

   
 

el atracón.

   
 

 

 

Cuando al fin de tus sucias

   
 

maniobras,

   
 

se cumplieron los sórdidos

 

 
 

anhelos:

   
 

no alcanzaste a gozar

   
 

con la victoria,

   
 

porque habías matado

   
 

el sentimiento,

 

 
 

persiguiendo solamente

   
 

una quimera.

   
 
 



 

 

 

VOLUPTUOSA

 

 

Mujer de la noche,

   
 

libertina y fácil.

   
 

Con la conciencia dormida

   
 

en el rincón más oscuro

   
 

de tu cuerpo sin oriente.

 

 
 

 

 

¿Cuántos hombres lujuriosos

   
 

acarician tu carne?

   
 

¿Cuántas bocas sedientas

   
 

absorben tus esencias?

   
 

 

 

Estalla la alborada

 

 
 

en los brazos del día.

   
 

El coro de los gallos

   
 

se extiende sin barreras,

   
 

cada vez, más lejos,

   
 

y regresas...

 

 
 

quebrando el ritual sublime

   
 

con palabras incoherentes.

   
 

Envicia el aire tan puro

   
 

una carcajada insólita,

   
 

y a tu paso inestable:

 

 
 

¡se espantan los perros!

   
 

 

 

¿Cuántas copas ubican

   
 

en tu andar la torpeza,

   
 

y en tus labios rientes

   
 

un febril disparate?

 

 
 

 

 

La juventud gastada

   
 

se agrieta en tu rostro

   
 

bajo el haz del sol.

   
 

Y te hostiga un dolor,

   
 

que lacera punzando

 

 
 

en tu piel y en tus huesos.

   
 

 

 

Si te clava esa espina

   
 

es que aún es temprano.

   
 

Despierta entonces a tu alma,

   
 

recupera el horizonte,

 

 
 

y... ¡amanece de nuevo!

   
 
 


 

 

 

SUICIDA

 

 

La furiosa y siniestra

   
 

tempestad,

   
 

te anegaba en su torrente

   
 

los caminos.

   
 

Deprimido admitías

 

 
 

la intemperie,

   
 

sin buscar una salida

   
 

a tu dolor.

   
 

 

 

Herido en lo profundo,

   
 

sucumbías

 

 
 

fatalista en tu necio

   
 

pesimismo;

   
 

prefiriendo morir

   
 

en holocausto,

   
 

por la dicha que nunca

 

 
 

conociste.

   
 

 

 

Era entonces, inútil

   
 

e imposible,

   
 

que llamaras presente

   
 

a tu esperanza;

 

 
 

porque estaba lejana...

   
 

¡ya perdida!

   
 

en un mundo remoto...

   
 

¡sin futuro!

   
 

 

 

Tus horas, perdurables

 

 
 

se extendían;

   
 

porque el tiempo expiaba

   
 

tu suplicio.

   
 

Un minuto, lo vivías...

   
 

¡paso a paso!

 

 
 

como un siglo de tortura

   
 

rutinaria.

   
 

 

 

Obsesionado con tu solo

   
 

sufrimiento,

   
 

te dejabas arrastrar

 

 
 

por la inconsciencia,

   
 

y rodando en el cauce

   
 

tormentoso:

   
 

conseguías integrarte

   
 

al temporal.

   
 

 

 

ENVIDIOSO

 

 

En ardua competencia

   
 

tus valores se pierden,

   
 

empobreciendo el suelo

   
 

donde cae tu siembra,

   
 

porque nunca te colman

 

 
 

los frutos que posees.

   
 

 

 

Tus ojos rencorosos,

   
 

¡brillan de codicia!

   
 

sufriendo por el fin

   
 

que en el vecino huerto,

 

 
 

te marcas como meta

   
 

de puja interminable.

   
 

 

 

No pueden conformarte

   
 

los bienes que disfrutas,

   
 

si alguien te supera,

 

 
 

tus celos se descargan

   
 

en llanto de apetencia

   
 

por la cosecha ajena.

   
 

 

 

Pretendes las ventajas

   
 

con morboso anhelo,

 

 
 

y el ansia te corrompe

   
 

las buenas producciones,

   
 

logrando que la ruina

   
 

destruya tus cultivos.

   
 

 

 

En actitud equívoca

 

 
 

persigues el triunfo,

   
 

teniendo como base

   
 

los éxitos del prójimo,

   
 

y estás tergiversando

   
 

con tu necio emular;

 

 
 

el límpido y preclaro

   
 

sentido de la gloria.

   
 
 



 

 

JUGADOR

 

 

En columnas espirales,

   
 

hasta el techo

   
 

se prolonga la humareda

   
 

perniciosa,

   
 

que envenena con densa

 

 
 

profusión;

   
 

todo el ámbito infestado

   
 

del garito.

   
 

 

 

Los tahures, renegridos

   
 

como cuervos:

 

 
 

se aprestan codiciosos

   
 

al banquete,

   
 

del imbécil que convida

   
 

su fortuna;

   
 

y se vuelve a sus pagos

 

 
 

desplumado.

   
 

 

 

Es la timba, quien se nutre

   
 

satisfecha,

   
 

con la incauta reverencia

   
 

que te inclina;

 

 
 

cuando pleno de cábalas,

   
 

ofreces

   
 

como obsequio, cada noche

   
 

tu jornal.

   
 

 

 

Se corrompen, devorados

 

 
 

por los naipes,

   
 

los estribos que sustentan

   
 

tu riqueza.

   
 

Tus azares, son jinetes

   
 

traicioneros,

 

 
 

escapando en un caballo

   
 

de cartón.

   
 
   
   

 

 

En tus arcas, agoniza

   
 

la suerte,

   
 

y sobre el verde tapete

 

 
 

desteñido:

   
 

las últimas monedas

   
 

mueren.

   
 

 

 

La miseria, se agiganta...

   
 

¡te acorrala!

 

 
 

porque el vicio, insaciable

   
 

absorbe,

   
 

los caudales que en su honor

   
 

se brindan.

   
 
 



 

 

ASESINO

 

 

De pronto, al comprender

   
 

su escarnio,

   
 

reaccionaste trastornado

   
 

de furor,

   
 

y apretaron tus manos

 

 
 

su garganta

   
 

silenciando esa burla

   
 

para siempre.

   
 

 

 

Cuando al fin, su cuerpo

   
 

inanimado

 

 
 

resbalose mansamente

   
 

hacia tus pies;

   
 

te miraste incrédulo

   
 

esos dedos

   
 

que trocaron su risa

 

 
 

en fría mueca.

   
 

 

 

Hoy contemplas el mundo,

   
 

tras un hueco

   
 

que proyecta su luz

   
 

hasta tu celda.

 

 
 

De la gente que pasa,

   
 

sólo sombras

   
 

se perfilan fugaces

   
 

sobre el muro.

   
 

 

 

A la imagen de tu vida

 

 
 

en libertad,

   
 

la presientes con angustia

   
 

en el reflejo,

   
 

y te traen los diseños

   
 

del recuerdo,

 

 
 

la exacta dimensión

   
 

de tu delito.

   
 

 

 

Has matado sin causas

   
 

razonables.

   
 

Impulsivo ante la ofensa,

 

 
 

te exaltaste,

   
 

y en bruto desenfreno

   
 

galoparon

   
 

tus violentos instintos

   
 

de bagual.

 

 
 
 


 

ATEO

 

 

Tú, que intentas llegar

   
 

con ambigua doctrina:

   
 

al enigma insondable,

   
 

al porqué de la vida.

   
 

¿Es que piensas acaso,

 

 
 

que el Divino misterio,

   
 

es un dogma que el hombre

   
 

no lo puede admitir?

   
 

 

 

Te intriga el origen

   
 

de todo el universo.

 

 
 

Desesperas buscando

   
 

vislumbrar el arcano.

   
 

Te obsesiona la idea

   
 

de exponer tus premisas,

   
 

y alientas el complejo

 

 
 

con un falso silogismo.

   
 

 

 

Se pierden tus razones

   
 

en rebeldes falacias.

   
 

Los sofismas no pueden

   
 

conducirte con lógica.

 

 
 

Hay un caos tan grande

   
 

perturbando tu mente,

   
 

que la verdad se apaga

   
 

destruyéndose al fin.

   
 
 



 

 

INFIEL

 

 

Al cruzar la frontera

   
 

con lujuriante fuerza,

   
 

se borraron tus límites

   
 

por el exceso impúdico.

   
 

Y pasando sobre todo,

 

 
 

en audaz desenfreno,

   
 

con fogosa pasión:

   
 

¡caíste!

   
 

en un profundo abismo

   
 

con ascuas relucientes,

 

 
 

donde prendía una hoguera

   
 

su perenne seducción.

   
 

Tu cuerpo deslumbrado

   
 

sucumbió al hechizo,

   
 

y presa de las llamas:

 

 
 

¡olvidaste!

   
 

a los hijos de tu sangre

   
 

y al hombre de tu vida;

   
 

dejándolos sufrir

   
 

cubiertos de perfidia,

 

 
 

la amarga realidad

   
 

de un miserable embrujo.

   
 

Y al fundirse tu carne

   
 

con la infame traición;

   
 

chamuscada en el barranco:

 

 
 

¡ardiste!

   
 

 

 

¡Qué sucia vives hoy!

   
 

¡Qué turbia tu moral!

   
 

El alma que fue clara,

   
 

se opaca en las cenizas

 

 
 

que cubren tu decencia.

   
 
 



 

 

TIRANO

 

 

Implacable morador

   
 

de las alturas,

   
 

cual majestuoso cóndor

   
 

soberano,

   
 

en la cumbre más helada

 

 
 

te ubicaste;

   
 

abusando de un poder

   
 

no merecido.

   
 

 

 

Inhumano sobre el débil

   
 

imperabas:

 

 
 

tu mandato de dura

   
 

esclavitud.

   
 

Infundiendo el terror

   
 

avasallaste:

   
 

¡cuántos hombres! de sólida

 

 
 

entereza.

   
 

 

 

Impasible desde el vértice

   
 

mirabas,

   
 

tu rebaño de siervos

   
 

implorando.

 

 
 

Como un recio peñasco,

   
 

te negaste

   
 

endurecido a brindar

   
 

benevolencia.

   
 

 

 

Inclemente, al humilde

 

 
 

no escuchabas:

   
 

despreciando con crudeza

   
 

sus miserias.

   
 

Despiadado le exigiste

   
 

su tributo,

 

 
 

al que vino a rogar

   
 

por tus favores.

   
 
   
   

 

 

Inexorable el tiempo

   
 

transcurría,

   
 

y en tu gélida montaña,

 

 
 

el sol salió.

   
 

Ya fundido en su contacto

   
 

el hielo:

   
 

deslizose raudamente

   
 

cuesta abajo.

 

 
 

 

 

Inestable en la cima

   
 

el equilibrio,

   
 

derrocado ya el falso

   
 

pedestal,

   
 

de la cúspide caíste

 

 
 

sobre el valle;

   
 

como un ídolo partido

   
 

en mil pedazos.

   
 
 


 

 

IRASCIBLE

 

 

Si te acercan una llama

   
 

cuando te ronda el fracaso,

   
 

se vuelve fragua tu cuerpo,

   
 

y entre las chispas de furia

   
 

se van forjando coléricos

 

 
 

tus candentes arrebatos.

   
 

 

 

Das escape a la iracundia

   
 

y se te apaga la razón.

   
 

A la luz no puedes verla

   
 

sumido detrás del fuego,

 

 
 

que tiñe de rojo ardiente

   
 

el coraje que te ciega.

   
 

 

 

Con que costumbre perversa

   
 

la rabia se engendra en ti:

   
 

se te mete entre la sangre

 

 
 

y serpentea tus venas,

   
 

en caudal de lava y odios

   
 

que expulsas con agresión.

   
 

 

 

Sometido al paroxismo

   
 

de tan fogoso carácter,

 

 
 

incontrolable descargas

   
 

el furor que te domina,

   
 

creyendo así dar realce

   
 

a tu débil entereza.

   
 

 

 

Con frenético alboroto

 

 
 

procuras dar a entender:

   
 

que eres poderoso y fuerte

   
 

porque actúas con violencia.

   
 

Y en esa hoguera de agravios,

   
 

se irá quedando en carbones,

 

 
 

la estimación que deseas

   
 

alcanzar con el escándalo.

   
 
 


 

 

CALUMNIADORA

 

 

Como una araña

   
 

hacendosa,

   
 

vas esparciendo la trama

   
 

de tu madeja invisible.

   
 

 

 

Envidiosa y disimulada

 

 
 

merodeas el terreno,

   
 

donde tu olfato sutil

   
 

te anuncia una presa.

   
 

 

 

¡Pobre la mosca enredada

   
 

en los hilos de tu tela,

 

 
 

soportará que la exprimas

   
 

hasta dejarla en su cáscara!

   
 

 

 

Los cuatro vientos conocen

   
 

el eco de la palabra,

   
 

que desata con insidia

 

 
 

tu falsedad destructiva.

   
 

 

 

Escondiendo la cara

   
 

detrás de tu cobardía,

   
 

afanosa de agotar reputaciones,

   
 

tejes la intriga.

 

 
 

 

 

Enmarañas un ovillo,

   
 

donde la dignidad

   
 

y la fama

   
 

sufren apabulladas,

   
 

por el sucio laberinto

 

 
 

de tus mentiras.

   
 

 

 

Con el pellejo

   
 

estrujado y seco,

   
 

tus víctimas se arrastran

   
 

¡vengadoras!

 

 
 

pretendiendo plasmar

   
 

en tu oscura conciencia,

   
 

una llaga ulcerosa

   
 

que supure tu ponzoña.

   
 
 


 

 

PECADOR

 

 

 

Gira...

   
 

y seguirás girando

   
 

en un torbellino sin pausas,

   
 

quizá, no intentes parar

   
 

una vez que ya empezaste.

 

 
 

 

 

Mas...

   
 

si tus sentidos se excitan

   
 

sin que intervenga tu alma,

   
 

ruega que sepas frenar

   
 

las ansias de tu materia.

 

 
 

 

 

Porque...

   
 

si bajas al barranco

   
 

excesivo y violento,

   
 

te hundirás en el vértigo

   
 

de los falsos placeres.

 

 
 

 

 

Piensa...

   
 

que conociendo el peligro,

   
 

aún puedes elegir,

   
 

la senda donde el amor

   
 

es de la paz el signo.

 

 
 

 

 

Pero...

   
 

si el vórtice te atrae

   
 

y con gozo vas rodando,

   
 

el frenesí de tus vicios

   
 

sobornará tu conciencia.

 

 
 

 

 

Cae...

   
 

y buscarás cayendo

   
 

la razón de tus pasiones,

   
 

y sólo habrás de encontrar

   
 

el abismo más profundo.

 

 
 
 

 

 

 

La luz se hacía por momentos mina

   
 

de transparencia y desvanecimiento,

   
 

diafanidad de ausencia vespertina,

   
 

esperanza, esperanza del portento.

   

 

 

Revelación

Gerardo diego

               



 

 

UMBRAL

 

 

La interrogante,

   
 

en tu rostro expuso,

   
 

el signo inquieto

   
 

del que está perplejo.

   
 

 

 

Un concepto falaz

   
 

te encandilaba,

   
 

y viste el mundo

   
 

a través de un prisma.

   
 

 

 

Tu mente, desfigurada

   
 

en refracción poliédrica,

 

 
 

deformó la estructura

   
 

del razonamiento:

   
 

repercutiendo en sus facetas

   
 

los distintos estados

   
 

de la duda.

 

 
 

 

 

Se cortaron tus aristas

   
 

buscando el centro,

   
 

y sólo hallaste espacio...

   
 

vacío infinito.

   
 

 

 

Un remolino espiral,

 

 
 

¡vortiginoso!

   
 

giraba en simetría

   
 

los fragmentos de tu idea.

   
 

 

 

Y fuiste...

   
 

calidoscopio reflejando,

 

 
 

la eterna encrucijada

   
 

de una raza atónita.

   
 

 

 

Desesperado,

   
 

estrujando tus sentidos,

   
 

querías comprender.

 

 
 

Tus dedos como garfios

   
 

sondearon la base,

   
 

el plano estable...

   
 

y te aferraste al suelo.

   
 

 

 

Tus esfuerzos,

 

 
 

al converger al fin,

   
 

trazaron un camino

   
 

bifurcado.

   
 

Y allí, objetivo,

   
 

desde el cruce

 

 
 

exploraste tu conciencia.

   
 
 


 

 

EXPIACIÓN

 

 

Prisionero de tus culpas

   
 

atormentado vives,

   
 

tu conciencia es la celda

   
 

donde estás cautivo.

   
 

Eres verdugo y mártir

 

 
 

contrapuesto en tu mente,

   
 

y en absurdo espejismo

   
 

te dobla la incertidumbre.

   
 

 

 

El cuerpo te contiene

   
 

como cárcel... ¡sin barrotes!

 

 
 

Tu alma es una esfinge

   
 

conjugando acertijos.

   
 

 

 

Te acosan las tinieblas

   
 

de tu propio desierto,

   
 

cinceladas a puño

 

 
 

por tu mal proceder.

   
 

Y te largas al mundo,

   
 

paradójico y sombrío;

   
 

a buscar el milagro

   
 

que libere tu angustia.

 

 
 

 

 

Te exaltan los símbolos

   
 

que surgen de la nada,

   
 

y buscas semejanza

   
 

en tu extraña dualidad;

   
 

pero la solución se escapa

 

 
 

y contradices tus cálculos,

   
 

porque quieres analogía

   
 

donde vibra la disyuntiva.

   
 

 

 

Con la paz derogada

   
 

por herméticas sombras,

 

 
 

arrastras tus cadenas

   
 

purgando la materia,

   
 

y es tu sangre caliente

   
 

absorbida por la tierra,

   
 

la huella que tu paso

 

 
 

imprime a su calvario.

   
 
   
   

 

 

Después de la esperanza,

   
 

muy lejos del sosiego;

   
 

cuando todo ya es noche

   
 

sobre el páramo quieto,

 

 
 

van tus manos tendidas

   
 

a un vacío absoluto;

   
 

mientras dentro, la incógnita

   
 

se retuerce... ¡y se entrega!

   
 

permitiéndote al fin,

 

 
 

descifrar el enigma.

   
 

 

 

Se quiebra el silencio,

   
 

la igualdad se define.

   
 

Tu espíritu indeciso

   
 

presiente una respuesta;

 

 
 

y descubren tus ojos

   
 

la ecuación despejada.

   
 
 


 

 

CONTRICIÓN

 

 

En la muda noche quieta,

   
 

rompe el silencio un clamor,

   
 

como quejido horroroso

   
 

o un estertor de agonía.

   
 

¿Es un alma solitaria

 

 
 

gimiendo inconsolable

   
 

su triste desamparo

   
 

de antigua peregrina?

   
 

O quizás, un pájaro herido

   
 

que allá en el campanario,

 

 
 

busca su nidal a prisa

   
 

para morir dignamente.

   
 

 

 

En el reloj de la torre

   
 

suenan tres campanadas,

   
 

y entre penumbras la iglesia,

 

 
 

te invita acogedora;

   
 

pero el pavor atávico

   
 

posesiona tu cuerpo,

   
 

y temeroso persistes

   
 

clavado en un mismo sitio.

 

 
 

El lamento te llega...

   
 

por detrás de la Capilla,

   
 

entonces... surge un perro

   
 

aullando hacia la luna.

   
 

 

 

Sobresaltado asistes

 

 
 

a la gran revelación:

   
 

se rasgan tus sombras

   
 

despejando el motivo,

   
 

por el cual sin sentirlo

   
 

tus pasos te llevaron

 

 
 

a la casa del señor.

   
 

De súbito, no quieres

   
 

ser ánima errabunda

   
 

que expone torturada

   
 

su angustia en un lamento.

 

 
 

Tampoco el can ansioso

   
 

que llora inaccesible

   
 

por las faltas del hombre.

   
 
   
   

 

 

Y avanzas...

   
 

deseando ser el ave

 

 
 

que pronta y confiada,

   
 

regresa hasta su nido

   
 

para alcanzar la paz;

   
 

pero en medio de la senda

   
 

un obstáculo te impide

 

 
 

que llegues al Creador.

   
 

¡Son todos los pecados

   
 

cometidos en tu vida

   
 

sin un remordimiento!

   
 

y que hechos llaga, turban

 

 
 

al animal doliente

   
 

que cierra tu camino.

   
 

 

 

Cuando al fin, cae la luz

   
 

sobre tu espíritu enfermo,

   
 

desde la vieja espadaña

 

 
 

se oyen cinco tañidos,

   
 

y a lo lejos la aurora,

   
 

enrojece el horizonte

   
 

disipando las tinieblas.

   
 

Penitente de tus culpas

 

 
 

arrepentido admites

   
 

la parábola vivida.

   
 

Se te abren las puertas

   
 

para el perdón Divino.

   
 

Y con fe y esperanza

 

 
 

traspasas el umbral.

   
 
 

 

 

       
 

 

 

 

 

   

 

 

Vivo latir de Dios nos goteaba,

y el pájaro, sabiéndolo, cantaba

Revelación

Gerardo diego

 

 

Enlace al CATÁLOGO POR AUTORES

del portal LITERATURA PARAGUAYA

de la BIBLIOTECA VIRTAL MIGUEL DE CERVANTES

en el www.portalguarani.com

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
BIBLIOTECA
BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
HISTORIA DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANICASA DEL LA INDEPENDENCIAMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011LA GUERRA DEL CHACOMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA
LITERATURA PARAGUAYABILLETES DEL PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAFILATELIA DEL PARAGUAYBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAREPUBLICA DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAY

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA