PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
RENÉE FERRER


  VIAJE A DESTIEMPO, 1989 - Poesía de RENÉE FERRER DE ARRÉLLAGA


VIAJE A DESTIEMPO, 1989 - Poesía de RENÉE FERRER DE ARRÉLLAGA

VIAJE A DESTIEMPO

Poesía de RENÉE FERRER DE ARRÉLLAGA

 

Biblioteca de Estudios Paraguayos

Volumen Nº 32 – Asunción

1989 (52 páginas)

Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción

Tapa: Xilografía ¿HASTA CUÁNDO?

De OLGA BLINDER

 

 

         "Viaje a destiempo" es, como reza su nombre, una meditación fuera de tiempo; un internarse en las circunstancias que ensombrecieron esta treintena de silencio que acaba de terminar, cuando las mismas empezaron a revelarse con su multiplicidad aterradora.

         La condición primaria del poeta es mantener tenso el arco de su autenticidad, y sólo puede hacerlo cuando se siente atravesado íntimamente por los hechos propios o ajenos. Sé muy bien que ningún poema tendrá nunca el poder de rescatar una vida o restañar el dolor de una ausencia, pero siento que debo dar testimonio de aquello que quedó resonando en mi interior.

         Nada personal me ha movido a escribir este libro, salvo la secreta culpa de una indiferencia compartida, y el duelo que tanta tortura y tantas tumbas sin cruz provocaron en mi espíritu una vez develadas.

         En este momento de nuestra existencia comunitaria, cuando cada quien se apronta a cumplir su tarea específica, el poeta se levanta también para oficiar los ritos de su propia liturgia, hablando por aquellos que se quedaron sin voz.

 

         R. F. de A.

         V - 1989

 

 

I

 

Me sumerjo en las aguas verdinegras de un lago

     en busca de la tierra sin mal.

Se desnudan las luces en la otra orilla de mis ojos.

Luces en las lomadas

donde se apaciguan los naranjas.

Alguien borda un tapiz de candiles del otro lado

     de la noche mientras crece la luna.

 

Mientras crece la luna los pasos de la tarde chapotean

     sobre un surco que horada la memoria

Y en las piernas,

el abrazo de los camalotes como mordaza empecinada.

El agua me sube desde los tobillos hacia adentro,

hacia el conocimiento total de lo intuido,

hacia las imágenes que derrumba la tarde.

 

Negras ramas abiertas como ávidas manos estiran

     su desolación

más allá de la lámina espejado del agua.

Una sábana de plata arropo el sueño de la tierra,

y detrás,

un parpadeo de vigilias distantes por todas partes.

 

Me demoro en las aguas verdinegras de un lago

bordeando el malezal,

la leve hinchazón de la espuma.

el péndulo entre lo incierto y la certeza,

en busca de la tierra sin mal.

 

 

II

 

Negra noche

                        alta negrura

negra alta muda larga noche sin alba.

Todo lo envuelves,

lo envolviste,

lo has cubierto con tu luto implacable.

Sobre giros dispersos

                                          buitres negros.

 

La aurora,

                   olvidada de clarear

se ahorca en sus giros lentos.

Olor a herrumbre,

                                   a Coágulo,

olor a grito con herrumbre coagulado.

Voz desmigajada de la voz

                                                  flotando,

retorciéndose,

hundiéndose en el agua,

                                               yéndose

hacia el horizonte llamarada

donde mis ojos se sientan frente al crepúsculo.

 

Se agranda el agua en mi ser.

Se agranda dentro de su larva de silencio.

Me rodea,

                   me asedia.

                                         Continúo.

Algas ataduras en los pies

                                                    me recuerdan

la grieta de un adiós detrás de un muro.

 

La aberración de mi andar

abre y cierra pozos en el agua.

Se recluye el cansancio en su cáliz de barro.

Peces yertos,

                           légamo,

ojos abiertos, boquiquietos.

No se pueden cerrar.

                                        Están muertos.

 

Ya no hay estrellas.

Sólo los ojos de la intemperie nos asombran

desde el tetón constelado.

¿Dónde están las estrellas viejas como los versos?

¿Nuevas como la rajadura de la noche?

 

Esperanza, esperanza

                                          en la hendidura.

 

Me duele el agua en la piel,

el frío que tirita en mi cuerpo,

el temor-viaje-absurdo

                                           de que nunca amanezca.

 

 

III

 

El espectro de mi obstinación

                                                         deambula

por el fondo del lago.

De ida hacia el recuento

                                              el horizonte

nos mira de espaldas.

Mis plantas suenan en la orilla

                                                         como las alas de un ave

que alguien revienta.

 

Troncos de sonido,

                                    en hilera,

                                                      a lo lejos.

Arboles de una selva que solloza.

Desenvainada de las gargantas

                                                            la voz

penetra en las sienes

                                        para plantar la herida.

 

¿Dónde gimen los muertos,

                                                    dónde, dónde?

Cuartos anónimos,

                                   cerrojo,

                                   picalátigo,

                                   puño sangre,

o alguna picada donde el estampido recto da

     en el blanco.

 

La vida desangrándose

                                           en el semicírculo de la mirada.

Un sordo destemplado

                                          bajo alto

                                          casi mudo lamento

resuena en el semicírculo de la mirada.

 

El susurro del monte se interrumpe

                                                                  desmenuzado

bajo dentro sobre el agua.

Está aquí,

                  rodeándome,

                                           sobre el atardecer,

bajo el reposo.

Todo está perfilado por el reposo de la noche.

 

Bajo la túnica de la luna

                                            se levantan

los cilíndricos salmos de la desdicha.

Una hogaza de gritos

                                       aumenta y retrocede,

disminuye y avanza

con su remembranza de cicatriz sobre la lengua.

 

Late un bosque de quejas al descender la noche.

Se ha echado a crecer

                                          como un pan liberado.

Un clamor a destiempo en sus ramas afónicas.

 

 

IV

 

Cuando el hacha raja el arco sonoro de la canción;

cuando sazona la pólvora los suntuosos sabores de

     la promesa;

cuando el candado es capaz de estrangular la

     respiración del ramaje;

cuando se lapida el perfume

y se abandonan los cuerpos a merced de las lluvias;

entonces,

                  el alma

se recoge en un cántaro

                                              a beber su destierro.

 

 

V

 

¡Oh, treintenaria noche,

                                           no acabas de amanecer!

El duelo de tus estrellas

                                           imparte aún

su maldición postrera.

Luz negra y ciega mente vaciada.

Ni derribada

                       la sombra

                                          se liberan las mortajas.

 

Un pájaro de ácido sobrevuela los años.

Ruego y ácido

                           sus alas de quebranto.

En la primera plana de los periódicos

la putrefacción con pestañas.

Y a pesar de

                          y no obstante

                                                   y desde luego,

una porfiada esperanza

asomando sus nervaduras incipientes.

 

Rojas gotas en el centro de las pupilas.

Densas como plomo rojo

                                               caen

desde el vértice puñal de las pupilas

sobre las cuantiosas palabras.

 

¡Oh, treintenaria noche,

                                              cómo pesa

tu bóveda de navajas al filo de la aurora!

Todo es opaco en los trascuartos del inventario:

                                   dolo,

                                   herida,

                                   cicatriz,

                                   recuerdo.

 

 

 

VI

 

Para un mapa amojonado de estancias perversas

     esta ronda a destiempo con la congoja en andas.

Mis pies,

                peregrinos errátiles dentro de la conciencia,

se abisman en el lastre untuoso del lago.

 

De mis brazos

                           tendidos hacia atrás,

cual alas dóciles que la liviandad solventa,

se multiplican figuras con sus caras de sebo.

 

Un sabor a salmuera

                                        empaña

la suelta azulez del aire en calma,

                                             fija en su libertad,

alada en su absoluto,

                                        desprovista de cercos.

 

Los artejos en el mortero de la infamia son harina

     molida.

Maceración de piel y labio y rogativa

                                                                    en los romos

     bordes del mazo.

El miedo en los trapiches como guarapo espeso.

La muerte:

                    una simple subasta de cenizas.

 

 

 

VII

 

El pulso se coagula

al roce de glaciales presentidos.

 

La palabra en el aire

dibuja su derrumbe.

 

La lucidez se torno incandescente

en lo quebrada de un tiempo que se estanca.

 

Más tarde,

cuando amaina la garúa del miedo,

se despierta un torrente

donde encuentran su ritmo los latidos.

 

 

 

VIII

 

Por el ojo de la cerradura.

Por el ojo de la ventana.

Por el gran ojo de la noche:

                                                   la expectativa,

                                                   el espanto,

                                                   la certeza.

Por el ojo desplegado de la frente

se asoma

                    la esperanza.

 

Botas tabletean en las veredas.

La incertidumbre silba perforando la noche.

Erupciona el estampido

                                            cerca, lejos.

 

Lejos, lejos está el comienzo.

Una tuerca que gira gimiendo.

Una tuerca triturando

                                         las ramitas de la confianza.

Se enrosca sobre los hombres,

se ensaña contra el perfil sonoro de los hombres.

 

Cerca, cerca

                           resuenan las baldosas,

allí donde hasta hace un rato

                                                           el aire se asfixiaba

con los sahumerios de los ditirambos.

 

Hiperbólicas loas

                                  han puesto el cielo

como vapor de fango.

 

Falta la luz para beberla,

                                              falta el manantial

para aspirar su canto de ruiseñor.

Negros ríos lo invaden todo

                                                     poniéndole sobrenombres

     a la desdicha.

La madre de los negros ríos son los ojos del llanto.

 

Botas tabletean en las veredas,

                                                              y en lo ancho

un trueno que se anubarra y se reitera.

 

En la esquina de un ayer desmemoriado

alguien se ha ido para siempre.

                                                            ¿En dónde están?

 

No han vuelto.

¿En dónde están nuestros muertos?

La madre de los negros ríos son los ojos del llanto.

 

Noche cuadriculada por chicotazos de fiebre.

Empecinamiento y fuga.

                                               Noche averno.

Y en las calles,

                              pechos floridos

con la sangre mansa

                                            yéndose.

Un ingenuo hilito de vida,

                                                  manando, yéndose.

 

 

 

IX

 

Un candil llora cera en el centro de campos

     desmochados.

Solitario en su círculo de luciérnaga

                                                                      tiembla,

                                                                      se doblega,

                                                                      se sofoca.

Cópula de llama y viento bajo el sereno del alba.

 

 

X

 

En la ceguera de rumbos que se ahogan

                                                                              un son

     de nana triste.

Un canturreo de nana triste

                                                      hipa y se interrumpe

     sobre la lampiña intensidad del horizonte absuelto.

 

Desde algún desperdicio de luna

     la hamaca huesa mece un dolor encanecido.

Nada tan patético como el son,

                                                            nada tan lúgubre salvo

     ese demorarse en el consuelo del desconsuelo

bajo el pecho enjoyado de la noche.

 

Raíces grises crecen desde los huesos;

los cobijan con sus brazos

                                                    y protegen;

con su leche vegetal los amamantan.

En úteros telúricos salmodia la tristeza.

                                    Nadie escucha,

                                    ni mira,

                                    ni recuerda.

Todo está huero menos la premonición desflorada.

 

Manchón de claridad en el vientre de un matorral

     profanado

Túmulos dejan gibas dispersas

                                                             bajo la sombra entre sol,

     bajo la sombra;

como altares de olvido sin la requisitoria de los

     dioses.

 

De estación en ausencia se han podrido los ojos

     de llanto en rezo.

Glóbulos amarillos,

                                      labios sin sangre

reteniendo las imágenes últimas.

 

¿De qué cuerda partida brota esa nana;

de qué yasija sin nombre;

                                                   de qué lengua irrevocable?

 

Una sordera de piedra latiga el rostro,

                                                      el agua,

                                                      el viaje,

la memoria que avanza a deshora.

 

Cuencas vacías se atragantan de tierra;

se rellenan de tierra;

se complacen en el regazo de la tierra.

 

Alguien llora en el reverso de la mirada.

                                                                            Alguien

canta o escupe

                             o tiembla o sueña.

 

Entre los maxilares de la nada,

sobre un almácigo de albahaca

                                                              y mordazas en flor

una tonada de nana triste

                                                   acuna

la vigilia calcárea de los muertos.

 

 

 

XI

 

La soledad se ha quedado sin sombras.

Pura lechada donde se recortan

                                                              la orfandad de una

     palmera,

     algún buey rumiando su descanso,

     las formas encorvadas de la tristeza.

 

Un rebozo se aleja con sigilo.

No hay señales que atestigüen por los muertos;

ninguna cruz suplicando un padrenuestro.

Cualquier lugar da lo mismo para

                                                                celebrar

la vigencia destronada de la vida.

Todo es igualmente hermético y siniestro;

desde el incendio del sol hasta el recogimiento de

     la luna.

 

Nadie puede arrodillarse ante el gesto de lo que

     fuera una risa,

     una bordona de luz en las gargantas,

     si acaso un beso.

 

Nadie reclinar sobre el sepulcro la mansedumbre de

     una punzada siempre fresca.

 

No se puede rogar por los muertos.

Lo prohíben las botas.

                                           El temor lo decreta.

 

 

 

 

 

XII

 

En su misma nación:

                                        extranjeros.

Huérfanos de la miel que aroma

                                                              el escondido corazón

del monte.

 

                                    Sin tierra,

                                    sin cántaro,

                                    sin helechos tapizando por dentro

la intimidad del pozo.

 

                                    Con hambre,

                                    sin pan,

                                    con la duda abierta y la certeza

avara frente a las enredaderas trashumantes.

 

                                    Agredidos,

                                    trasegados,

                                    arrastrados

hacia las secretas islerías del desconcierto.

 

Desheredados de la raza ardiente,

                                      desgajados,

                                      arrojados

                                                          a un páramo en destierro.

 

 

 

XIII

 

Hay un hálito de derrota por todas partes.

Un hálito soterrado

                                      ululando maravillas

a la crédula fijeza de los astros.

 

Mira,

            me crece el agua en los pies.

La baba insomne del lago

                                                   me acerca

a la boca tumba de un pulpo insaciable.

 

A donde se vuelquen mis ojos

                                                          un olor a condena

tranca el espacio con la saña vertical del encierro.

Una ventisca que anonada

                                                     vence la ingenuidad del

viento madrugador y austero.

 

 

Nadie puede zafarse del grillete;

nadie evadirse de la mueca engolosinada de la abundancia;

nadie vestirse de inocencia

                                                     olvidando el olvido de los otros.

Nadie.

 

¿Dónde están los resquicios por donde estirar la

     esperanza?

¿En qué secreto lugar buscar la mano que mira de

     frente?

 

                                               Las protestas,

                                        como damas opulentas,

                    se dejaron seducir por la guadaña del silencio.

 

 

 

XIV

 

En el follaje se escurren

los acentos del sol,

dejando entre las hojas

añicos de su luz.

La distancia se alarga

hasta el origen de la mirada,

mientras la tibia placidez

anestesia los músculos

volviéndolos de barro.

 

El té libera en ondulantes volutas

su cálido sabor.

Una flor se perfuma

en un vaso de cristal,

y un libro espera

dignamente mi avidez.

 

Estoy.

 

Pero tú también estás

hundido hasta los pies,

haciéndole jirones al desvelo;

un lucero al borde del amanecer

tras el naufragio de tu voz.

 

                       Estoy

                                      con mi té mi

                                      libro

                                      y la flor.

 

De pronto comprendo que tu también estás:

                                                                                    prisionero,

                                                                                    torturado,

                                                                                     envilecido,

en los cauces del olvido.

 

 

 

XV

 

Por el calcañar de mis plantas sube el frio de

     la espada.

El frío de la espada enhebra la tibieza de la sangre.

La vida fluye espesándose hasta la negrura coagulada.

La noche levanta sus párpados para alumbrar el verano.

Dentro del estío

                               el crepúsculo se retarda frente a la

     antesala de la luna.

En la oscuridad trajinan velones encendidos,

tembladeras sobre las plegarias.

 

Una procesión de lucitas cubre los campos.

 

 

 

XVI

 

En la espesura un claro y en el claro una fronda

     que amanece.

En el silencio un grito y en el grito un redoble

     moroso y taciturno.

Un tronco suelta sus ramas hacia la complicidad azul

     del universo.

Y en las ramas los nidos y en los nidos el cálido

     palpitar de la aurora.

 

De una garganta arco la flecha trino.

Suspendido en el aire el canto certero se clava

     en el temblor de mis ojos.

Una línea de luz surca mi oído inmerso en la límpida

     dicha de la naturaleza.

Un árbol se levanta solitario contra el horizonte

     vacío.

Un poco más allá la maleza.

Un tanto más acá mis pies en el limo del lago.

Un surtidor violáceo estalla en cada rama

y es todo flor, de pronto,

en la totalidad del aire.

Un perfume a germinación anida en las corolas.

Un diálogo de brisas en cada nervadura.

 

Es un sinfónico andar el que me lleva hacia la música

     absoluta de su copa servida.

 

Desde el festón de sus hojas que toca el infinito,

cercano e impalpable,

que comienza conmigo

me deslizo por la horqueta mayúscula hacia un sabor

     de fuerza y rajadura.

Le busco las axilas a la madera,

me distancio del sueño de los pájaros,

de su corteza recorro las arrugas más íntimas,

leña de algún invierno venidero.

Me interno en su pulpa secreta

para beber de a poco la miel arisca de su corazón.

 

Navego hacia sus radas olorosas,

hacia el pulso oculto de la tierra,

hacia la cabellera de sus raíces desplegadas.

Y llego a la semilla,

potencia anunciadora de un lapacho encendido.

 

Semilla, ¿estás ahí,

acunada en los huesos del que se fue con un látigo de

     pólvora restallando en la nuca?

Solitario cayó más allá del ocaso, más acá de la

     indiferente calle,

bajo la mortaja montaraz de la savia sombría.

Solitario mordió su salmo de impotencia;

solitario,

sin cruz,

fue cubierto de selva.

 

La piedad de una mano ingresa al descampado.

Todo es luz, todo es calma,

todo estrella y silencio, bajo la desvestida luna

     blanca.

Unas palmas morenas acunan la semilla.

Sobre el seno la llevan como a un niño mamando;

con las uñas escarban las sales removidas;

con las uñas del llanto palpan la muerte fresca.

Y en los dedos dormidos

de aquel a quien sin asco le han hurtado la vida

colocan la simiente.

Todo es calma y es luz y estrella y es silencio.

La noche es como lluvia donde germina un párpado.

 

Árbol cruz, cruz de sombra,

te quedarás enhiesto con tu isla de pájaros

para dar testimonio,

alguna vez, si acaso,

del lugar donde el grito se volvió fogonazo.

 

 

XVII

 

¿Dónde está la tierra de ojos de venado,

el asiento de los cacharros

                                                     y el resplandor de los

     fogones;

dónde la ausencia absoluta del mal?

 

¿Si no está detrás de la vigilia,

ni del peldaño más cercano a la luz,

                                                                     dónde si no

la tierra de las colmenas zumbadoras?

 

¿Dónde el paraje en que los picaflores estremecen

     el aire con sus alas minúsculas,

                                                                     suspensos

     en un punto

como los molinetes de los niños cuando arrecia la

     brisa del mediodía?

 

¿A dónde me arrastra este peregrinar

                                                                          que no termina?

Camino sobre el lodo sombra,

                                                           errante,

buscando la tierra sin mal,

pero no encuentro el sitio

                                                 donde las voces se expandan

sin que nadie cercene las espigas del canto.

 

 

 

XVIII

 

         Para Gladys Carmagnola

         que me dio su mano franca.

 

Abandono las aguas verdinegras de un lago.

 

Rostros disueltos

                                    flotan

días dislocados.

Un aire a floración por todas partes.

Ya no existo.

Conmigo se ha quedado un atado de máscaras zozobrando

     en las olas,

la resaca arrugada de múltiples silencios.

 

Abandona las aguas verdinegras de un lago.

 

El sol en las arterias

                                         como corriente ardida,

y tardanza de entrega.

 

Un suavísimo secretear de colmenares escolta su

     mirada.

Como único atuendo

                                          un sabor a guayaba partida en los

     pezones.

 

Erguida hacia el naciente

                                                 resplandece.

Toda su carne se ha vuelto transparencia.

Un hato de luciérnagas

                                              su cabello.

En cada dedo un colibrí aletea

                                                            penetrando

la flor de un verbo nuevo,

                                                 audible solamente en la

casa del mañana.

 

Abandona las aguas verdinegras del lago.

 

Entera,

                luminosa,

                                     coronada.

La puedo ver.

                            Es ella:

                                              la esperanza.

 

 

 

 

 



de la BIBLIOTECA VIRTAL MIGUEL DE CERVANTES


 
 
 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)


 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
CEADUC
CEADUC – CENTRO DE ESTUDIOS ANTROPOLÓGICOS DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA
BIBLIOTECA
BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
HISTORIA DEL PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYAMÚSICA PARAGUAYAREPUBLICA DEL PARAGUAYLA GUERRA DEL CHACOMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAFILATELIA DEL PARAGUAYCASA DEL LA INDEPENDENCIA
BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011BILLETES DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA MISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYIDIOMA GUARANI

Portal Guarani © 2021
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA