PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
ANA MIRANDA


  EL ASESINO DEL PRÍNCIPE - Por ANA MIRANDA - Año 2019


EL ASESINO DEL PRÍNCIPE - Por ANA  MIRANDA - Año 2019

ANA  MIRANDA

Nació el 9 de noviembre de 1994 en Asunción, Paraguay. Cursó el bachillerato en Ciencias Sociales en el Colegio Iberoamericano, donde ejerció como vice-presidenta de la Academia Literaria.

Es Licenciada en Letras por la Facultad de Filosofia de la Universidad Nacional de Asunción, y formó parte de la Academia Literaria Kavure’i de dicha facultad. Ha obtenido el Primer Puesto en el Concurso de Cuentos del Club Centenario (Categoría Menores) durante tres años consecutivos (2013-2015) con sus cuentos “Silencios para Teresa”, “Ironía de un retrato” y “El dormidor”, respectivamente.

Asimismo, ha recibido menciones en este mismo concurso en los años 2010 y 2017 con los cuentos “La mitad de una naranja” y “Agua de azel”. También ha obtenido una mención en el XIII Concurso de Cuentos Cortos CCR Cabildo con su cuento “Febles criaturas que son”.

Actualmente trabaja en el Departamento de Edición de la Editorial En Alianza. Su primer libro, Abismos, se encuentra disponible tanto en su formato digital como impreso desde el año 2018.

 

 

 

 

 

EL ASESINO DEL PRÍNCIPE


Por ANA  MIRANDA

 

El príncipe está muerto.

Lo han anunciado esta mañana con el redoble de las campanas. Nunca más se lo verá partir rumbo a la batalla con su armadura reluciente, su corcel blanco y su cabellera rubia enhebrada por los dioses. No se lo verá demostrar su poderío en la guerra, no se lo verá festejar sus triunfos con ominosos banquetes bajo la mirada orgullosa del rey, su padre.

El príncipe está muerto.

Su cuerpo hercúleo está tendido en el salón del trono, cubierto de flores y velos blancos. Su capa carmesí, antigua compañera de guerra, se extiende sobre su cuerpo como la bandera de un reino extinto: destinada a jamás volver a izarse, a jamás surcar de vuelta los vientos boreales.

El príncipe está muerto.

Sus ojos de un azul oceánico nunca volverán a ver el rostro de su amante, que lo llora a algunos metros de distancia. La mujer más hermosa en el reino entero, que habría dado su vida por él, que habría enfrentado a la muerte por él.

El príncipe está muerto.

Su prometida observa el cuerpo con lágrimas secas y manos temblorosas, sin decir palabra, con el delicado, sutil dolor de la aristocracia.

El príncipe está muerto.

Lo ha matado un esclavo. El esclavo es un misterio. O, tal vez, nunca fue esclavo alguno: los rumores dicen que es un espía de un reino vecino, las malas lenguas dicen que es tan solo un ser inferior, similar a una pequeña bestia, envidiosa del príncipe adorado. El esclavo es de piel oscura y curtida a latigazos.

El tipo de fortaleza corporal que deja endeble el espíritu, según los verdugos. En el futuro, los estudiosos, los eruditos dirán que fue el dolor y la desesperación lo que lo llevó al asesinato: una vida entera de opresión, de ser criado para el abuso. El esclavo camina con las manos atadas tras la espalda y la cabeza cubierta por una bolsa negra. Desfila con su fealdad y su miseria frente al pueblo, el rey y la reina.

La prometida del príncipe lo ve caminar hasta el patíbulo, la encarnación de su futuro destruido. Ya no será reina, no de este reino. Ya no tendrá hijos con cabello dorado, con sonrisa resplandeciente y fuerza colosal e imbatible. Ya no será la madre de un rey.

Ya no será la esposa de un príncipe.

El verdugo levanta la capucha del asesino, el negro irrelevante devenido a espina del reino.

Los ojos oscuros solo buscan un rostro en la multitud mientras el verdugo nombra el crimen y pronuncia la sentencia que todos saben, aplauden y secundan.

Los ojos castaños de la princesa prometida, ahora ya libre, lo encuentran y le sostienen la mirada.

Es lo mínimo que puede hacer cuando recuerda el peso del cuerpo del príncipe sobre el suyo, su aliento

alcohol, sus manos fuertes —capaces de quebrarla sin escrúpulos— bajo su falda. Un pajarillo como cualquier otro, un rostro bonito que no lo conoce, que podría amarlo, tal vez, pero no ahora, no tras haber visto los campos arrasados y la sangre de su pueblo goteando por el hacha real, definitivamente no mientras él pronuncia palabras dulces que la hacen temblar y suplicar que se detenga.

Es lo mínimo que puede hacer cuando recuerda que el príncipe no se detiene, que no tiene intención de detenerse, que pretende reclamar lo que es “suyo”

—o lo que lo será pronto, lo mismo para estos hombres del norte que la han traído contra su voluntad—, así esto suponga una muerte agónica para ella.

Sí, es lo mínimo que puede hacer cuando recuerda que el príncipe, de hecho, se detiene: cuando recuerda el cabello dorado que, de repente, cae extendido sobre ella y el líquido cálido sobre su pecho.

Considera gritar, pero realmente no lo siente, realmente no lamenta esto.

Las manos que apartan al príncipe y luego toman la suya están manchadas de sangre, casi tan manchadas como el candelabro de hierro que ahora rueda por el suelo.

No lo suficientemente manchadas para que ella deje de distinguir la piel oscura del esclavo favorito del príncipe.

—¿Estás bien? —pregunta con una tosca habla mientras la ayuda a ponerse de pie.

La princesa no sabe cómo responder a eso. No sabe cómo poner en palabras que ha fallado, que no ha podido cumplir con su deber, el único deber que le han exigido desde que la apartaran de su familia (vidas perdonadas, para estos brutos) al otro lado de la tierra.

Como no sabe cómo responder, pregunta lo único que se le ocurre en ese momento.

—¿Por qué lo hiciste?

El esclavo sonríe por primera vez, y la princesa nota que sus dientes son blancos, bien cuidados, un secreto demasiado bien guardado que implica demasiadas cosas sin confesar ninguna.

—Alguna vez —susurra el esclavo, y es un secreto, aquí, ahora, entre los dos— fui un hombre libre.

La princesa le sostiene la mirada, y él, a su pesar, hace lo mismo.

No fue algo planeado, ella no tiene la culpa, no, pero, aun así, teme incriminarla, teme agregar un culpable que no existe a su sacrilegio.

No es necesario que tema: todas las miradas se clavan en él, todos desean su sangre, su cabeza, su cuerpo lánguido y vacío colgado como recordatorio, como amenaza vacía de un crimen que ya no puede repetirse aquí, en este reino —ahora— sin príncipes.

La princesa y el esclavo se miran, ella lo acompaña en estos últimos segundos y desearía decirle lo que piensa, desearía decirle las mismas palabras que él le ha dicho antes de huir para no incriminarla (y solo para no incriminarla, pues sabía que sería atrapado), desearía decirle mucho más.

Alguna vez fui un hombre libre.

Las palabras se replican en su mente una y otra vez mientras lo ve subir al patíbulo.

Alguna vez…

La soga en torno a su cuello acelera su pulso, pero ni siquiera entonces aparta la vista, porque es lo mínimo que puede hacer, lo mínimo que…

…fui un hombre libre.

El verdugo acciona la palanca y la plataforma cae. El esclavo es humano, y se retuerce por unos instantes que traen lágrimas a los ojos de la princesa. (Los que la ven llorar piensan que es débil, que es digna de lástima, que se ha quedado sin marido y ni la muerte del asesino puede resarcirla).

Pero la princesa solo piensa en las palabras que desearía haberle dicho al esclavo, las palabras que ahora vienen demasiado tarde, que ahora ya no tienen sentido y, quizá, que nunca lo habrían tenido, aunque el esclavo no estuviera colgando, muerto, frente a ella.

Alguna vez fui un hombre libre, es lo que dijo el esclavo, es lo que pronunció con una sonrisa antes de salvarla, antes de dar su vida por ella, su vida por su libertad, una desconocida en esta tierra ajena.

Una compañera en esta tierra tan ajena para él como para ella.

Y hay, aún, palabras que ella nunca podrá decirle, palabras que guardará en su pecho, que disfrutarán de la brisa de las extensas campiñas sobre sus hombros mientras ella corre, libre, a través de un mar verde.

Y habrías sido un rey magnánimo.







Fuente:

Enlace interno al espacio de

 MUJERES EN SU PROPIA COMPAÑÍA

Páginas 153 al 160

 (Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

 

 

Para compra del libro debe contactar:

ARANDURÃ EDITORIAL

www.arandura.pyglobal.com

Asunción - Paraguay

Telefax: 595 - 21 - 214.295

e-mail: arandura@telesurf.com.py

 

 

Enlace al espacio de la ARANDURÃ EDITORIAL

en PORTALGUARANI.COM

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

EL IDIOMA GUARANÍ, BIBLIOTECA VIRTUAL en PORTALGUARANI.COM

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
CASA DEL LA INDEPENDENCIAMÚSICA PARAGUAYALA GUERRA DEL CHACOBILLETES DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYREPUBLICA DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAY
MUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYALITERATURA PARAGUAYAHISTORIA DEL PARAGUAYACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIIDIOMA GUARANIFILATELIA DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA