PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
CARMEN BÁEZ GONZÁLEZ


  EL VUELO DE UNA PIEDRA - Cuento de CARMEN BÁEZ GONZÁLEZ


EL VUELO DE UNA PIEDRA - Cuento de CARMEN BÁEZ GONZÁLEZ

EL VUELO DE UNA PIEDRA

Cuento de CARMEN BÁEZ GONZÁLEZ

 

 

         Un grupo de cinco o seis jóvenes adolescentes de 13 a 16 años, se reunió, como otras veces, en la calle empedrada de un tranquilo y arbolado barrio llamado Los Cedrales.

         No se ponían de acuerdo para jugar al soccer o a correr por las calles del lugar. Al fin cedieron los mayores: jugarían al soccer.

         Steve, el más alto entre ellos, mantenía en las manos una piedra con la que jugaba hasta tomarse la decisión final para pasar la tarde.

         - ¡Cuidado, Steve! -alertó en voz sonora su amigo Mike.

         Steve se dio vuelta y vio pasar rozándole casi, una veloz bicicleta. Ante la sorpresa, no hizo más que lanzar la piedra, la que asestó un golpe en la rueda trasera: del biciclo. El conductor acusó el golpe y quiso saber qué había sucedido, y se detuvo.

         El joven se apresuró a llegar y pedir disculpas y, ¡oh sorpresa!, el ciclista era una preciosa jovencita, que no le dirigió la palabra; enojada, solo atinó a mirarlo profundamente con sus ojos azules que ni pestañearon siquiera. La bici no se dañó.

         La señorita continuó su paseo sin haber pronunciado palabra. Pero Steve quedó estupefacto. Recogió la piedra como un autómata.

         Luego, por las burlas del grupo, volvió a la realidad. Guardó la piedra en el bolsillo.

         Entre los muchachos no faltó quien le proporcionara datos acerca de la chica.

         Era una vecina del barrio. Hacía poco tiempo que vivía allí. Su familia era muy unida. Viajaban cada tanto.

         Después, un domingo la vio de lejos, en la iglesia. Siempre con sus padres.

         Steve prosiguió sus estudios y logró ingresar a la facultad de Ingeniería. Su familia toda estaba orgullosa de este único hijo varón.

         Ya en la facultad, conoció a muchas compañeras de estudios.

         La joven que se sentó a su izquierda, se presentó a Steve diciéndole que había terminado el High School con apenas la suficiente nota de aprobación, y que sus padres cada cierto tiempo se mudaban a otro lugar, porque su papá, ingeniero, era prospector de petróleo (buscador) siendo altamente calificado en su profesión.

         Pasaban los días. Alice asistía con entusiasmo a los cursos. Steve también. Ahora, poco a poco el joven se iba alterando. Algo le decía en su interior que conocía a esa muchacha, compañera de estudios.

         Hasta que una tarde, saliendo juntos de la facultad, se animó a preguntarle:

         - Hace muchos años, cinco o tal vez más, ¿fuiste a vivir en Los Cedrales, el barrio bien arbolado de esta capital?

         Alice tardó en responder. Trataba de recordar.

         - Sí -dijo sonriendo.

         - Y -prosiguió Steve- acaso recuerdas que aquel que paró tu bicicleta con una piedra, por ver tu rostro, era yo. En ese entonces me había quedado extático al mirar tu bonito rostro, ¡como ahora!

         Rieron sorprendidos ambos, a carcajadas, por ese inusitado reencuentro.

         El conflicto apareció, como sucede en la vida. Los padres de ella fueron terminantes:

         - Deben concluir la carrera y luego se casan. ¿Cuánto tiempo esperaría esta pareja?

         El destino hizo que el ingeniero sufriera un accidente en la estación de bombeo del mineral. La hija se desesperó. Ella cuidaría de su padre, ahora paralítico temporal.

         ¿Y el novio? Pues afrontó lo imprevisto y convenció a su futuro suegro. Se casaron y "vivieron felices".

         Si bien los dos no completaron la carrera de ingeniería, pudieron trabajar juntos y criar a sus dos hijos, cuando se dedicaron exclusivamente a la empresa de grandes excavaciones para la construcción de edificios de altura.

         Steve, en su hogar, puso sobre la chimenea aquella piedra significativa de su amor.

 

 

ENLACE INTERNO A DOCUMENTO FUENTE

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

Y SIGUEN LOS CUENTOS, 2012

HOMENAJE A SU FUNDADOR

Profesor Dr. HUGO RODRÍGUEZ-ALCALÁ

TALLER CUENTO BREVE

Coordinación: DIRMA PARDO CARUGATI y STELLA BLANCO DE SAGUIER

Editorial Arandurã

Asunción – Paraguay. Noviembre 2012 (132 páginas)

 



Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
LA GUERRA DEL CHACOACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA LITERATURA PARAGUAYAHISTORIA DEL PARAGUAYREPUBLICA DEL PARAGUAYFILATELIA DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANIMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011
BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMÚSICA PARAGUAYAMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYBILLETES DEL PARAGUAYCASA DEL LA INDEPENDENCIAMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYA

Portal Guarani © 2020
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA